Agnés Mateus i Quim Tarrida- REBOTA REBOTA Y EN TU CARA EXPLOTA por el ELPÉNOR DE CIRCE

18 a 21 Enero
25 a 28 Enero
1 a 4 Febrero 2018
Agnés Mateus i Quim Tarrida presentan su nuevo espectaculo
REBOTA REBOTA Y EN TU CARA EXPLOTA
al Antic Teatre. Toda la info aqui en CAT /// CAST /// ENG:
http://www.anticteatre.com/es/programacio/event/rebota-rebota-y-en-tu-cara-explota/

Agradecemos muchismo al ELPÉNOR DE CIRCE por este texto sobre espectaculo:

REBOTA, REBOTA Y EN TU CARA EXPLOTA

Viendo “Rebota, Rebota y en tu cara explota” me acordé del gracioso. Escuchadle.

Primer intento.

“Yo debo de ser lesbiano, porque me gustan las tías” dijo y todos se rieron como si hubieran oído la ocurrencia por primera vez. Como, en su día, se rieron sus padres y sus abuelos. ¿Cuántas generaciones se necesitan para limpiar un ADN?

La noche arranca con un listado de chistes. Es un histórico de la testosterona dicharachera y gallarda. El que, alguna vez, no haya contado o reído alguno de ellos que tire la primera piedra. El que esté seguro de que nunca más los va a contar o reír… que piense que la sinceridad bien entendida empieza por uno mismo. Siempre se puede argumentar que depende de quién los cuente, el contexto, la intención…Puedes decir: “si estaban mis amigas delante y no les molestó. Ellas también contaron los suyos. Es como un ejercicio de esgrima divertido y sin mala intención”.

Está tan incrustado en los genes que los podemos contar “sin mala intención”. Es ese machismo implícito que impregna todas las cosas y que no detectamos porque es consustancial a nuestros actos, pensamiento y discurso, el que inspira la propuesta escénica. Entre otras cosas más graves.

Este es el primer directo al rostro que nos propina Agnés Mateus. Habrá más.

¿Seré capaz de salir del teatro sin acusar los golpes? De entrada, el temor de que este escrito esté contaminado de “hombría bien intencionada” y no sea capaz de detectarlo me tiene en tensión.

Un espectáculo que te obliga a cuestionarte, es un espectáculo que arranca bien.

Será por eso que el gracioso sigue insistiendo. Quiere mejorar su discurso. A saber por qué.
Segundo intento.

“Yo debo de ser lesbiano, porque mi parte femenina adora a las mujeres”. ¡Hostias! Que gran frase. Como no se me ha ocurrido a mí. Según donde lo sueltes quedas como Dios. A ver si el gracioso va a resultar que tiene estudios. Los contertulios le premian con una sonrisa inteligente. ¿Dudan? Por si acaso se nos ha vuelto cool y enrollado y es tan tonto que se lo ha acabado creyendo.

Afortunadamente el espectáculo sigue ajeno a las interferencias. La siguiente lista es de princesitas, sirenas y demás fauna. Historias a las que les han cambiado el final para poderlas poner en el escaparate. Se ve que los habitantes del siglo no estamos preparados para según qué clase de violencia. Aun así, con el nuevo final, siguen siendo historias violentas más o menos edulcoradas. Violencia calculada para que el producto sea comercial.

La violencia doméstica en los noticiarios empieza con un gran titular y acaba con un minuto de silencio. Sacarina política. Desactivado el drama, vamos a hablar de Afganistán, que también es violencia. De la que no obliga a nada.

Cayó como un mazazo el anuncio de la desmilitarización pectoral de Afrodita A. ¡Ánimo Agnés!
¡Estamos contigo!

Si sigo enumerando listados, alguien podría pensar que el espectáculo es un catálogo de personas y personajes más o menos oportunista. Al contrario. Es una nómina oportuna, en el lugar oportuno y en el momento oportuno. Hay orden y concierto. Las buenas dramaturgias tienen estas cosas y, además, pasan desapercibidas.

El mérito es compartido. Dirección y creación Agnès Mateus y Quim Tarrida.

Y de esta manera se nos informa de aquellas que perdieron su nombre en la “vicaria” y, aun así, pasaron a la historia. De las que lo conservaron y también son historia. De las “grandes” desconocidas que tienes que buscar en Google para no hacer el ridículo.

Y llegamos a un punto en que el espectáculo nos da un aparente respiro. Es un espejismo. Gracias por el ejercicio de empatía. Por el esfuerzo. Penar (que viene de pene) por el escenario sin otro propósito que hacer un “yo, me, mi, conmigo…” tiene más enjundia de la que el risueño público quiere apreciar. Lo que me extraña es que la protagonista se sorprenda de que le falten 5 centímetros al disfraz. Es lo mínimo que le falta a algunos originales, si lo comparamos con lo alardeado por su “porteador”. Por una vez que hay un poco de coherencia entre la realidad y su doble. Tiesa, mañanera, ridícula; confraternizando con la autoridad competente y sus gestores culturales. De hombre a hombre. Son los momentos más celebrados del espectáculo. Espero que sepan reírse también ellos. Es lo menos que cabría esperar de alguien que vive de… la cultura.

Renuevo mi agradecimiento, Agnés, pero por mucho que intentes empatizar, jamás podrás comprender lo mal que llevan algunos la bicefalia.

En este punto me puse a mirar al público. Ellos, la cara iluminada. Ellos, riéndose con ganas. Ellos… ¿De qué te ríes? ¡Quizás está hablando de ti! Si fuéramos capaces de…empatizar. Si por lo menos nos dejara algo de poso… sería tremenda la catarsis. Con lo que le ha costado a la Mateus sacarnos al primario que llevamos dentro y enfrentarlo al espejo.

Dice el maestro W.A.: Comedia es tragedia + tiempo.

¿Siempre? Hay cosas que el tiempo no borra. El olvido es el arma de los vencedores. Y en esta guerra unos ganan y otras pierden.

La última lista es muda, como lo es la voz de las que la forman. Solo se oye la de Agnés Mateus gritándonos que no le digamos lo que tiene que hacer. Es difícil estar tranquila, tener paciencia o relajarse cuando la espada de Damocles bajo la que vives se parece tanto a un cuchillo de cocina. Parece ser que el 016 no es un número mágico. A.M. nos aconseja que entremos en Google y miremos como funciona. Lo he hecho. Hacedlo.

Insiste el gracioso. ¿Habrá encontrado la fórmula definitiva? Como la filosofía lo aguanta todo… Su filosofía. Hay que adaptarse al nuevo público para seguir triunfando.
Tercer intento:

“Yo debo de ser lesbiano, porque mi parte femenina conecta maravillosamente con otras feminidades.”

Disney, ¡supéralo! Que diría A.M.

Satisfecho, espera un aplauso. A poder ser femenino. Que para eso se lo ha currado. Alguna habrá que le alabe la sensibilidad.

Conclusión: La necedad es transversal. La hipocresía también.

Vuelvo a los chistes del principio. Yo no me atrevería a tirar la primera piedra. Hay demasiados testigos que me podrían mandar a recogerla. Después de ver el espectáculo te das cuenta de que, en el mejor de los casos, solo tienes aprobada la teórica. Y eso siendo generoso. Espero que esto no me haga candidato a la libreta roja.

La desafortunada etimología de la palabra “monguer” es la única sombra que planea sobre el espectáculo. Cada uno pone la línea de lo políticamente correcto donde le da la gana. Cuidado con el chiste fácil y la frase ocurrente. Son malos compañeros. El espectáculo comienza con una retahíla de insultos denunciados por injustos. No caigamos nosotros en nuestra propia trampa.

No os perdáis el espectáculo si tenéis oportunidad de verlo. Sería imperdonable y aquí el perdón y el olvido tienen mala prensa.

ELPÉNOR DE CIRCE
——————————————————————————–

COMPRAR ENTRADAS aqui:
https://entradium.com/entradas/agnes-mateus-i-quim-tarrida-rebota-rebota-y-en-tu-cara-explota

Si desea estar informads sobre “REBOTA REBOTA Y EN TU CARA EXPLOTA” vaya a: https://www.facebook.com/rebotarebotayentucaraexplota/
Haz click en “me gusta” y os tendremos informados de los bolos que pronto empezamos a tener.
NO OS LO PUEDES PERDER !!!! ¿Estár atentos !!!!