Philly Pard (Performance Arts Research & Development)

Hoy me levanté féliz para ir a la clase en Philly PARD en Mt-Vernon Dance Space, cogí el metro confiada, que bonito es, son antiguos como trenes de metal, hacen mucho ruido, se pagan con esas moneditas con una franja dorada, me guié por la imagen del googlemaps, pero eso no sirve, porque hay dos paradas con el mismo nombre en la misma calle, SpringGarden, que como casi todas las calles, cruzan Philadelfia, y salí 17 streets más allá, así que bueno, a disfrutar de la perdidura.

Es muy curioso como puede cambiar tanto esta ciudad de una calle a otra, a medida que vas contando números hacia el centro o te alejas es el abismo. Aterricé 45 minutos más tarde en una clase en una antigua iglesia con palabras rusas en la puerta roja y al entrar fotos de flamenco, qué raro Plácido Domingo, Paco de Lucía, una cena un grupo de salerosos, incluso una de Carmen Amaya firmada con cariño a Federico, ¿quién será Federico?.
DSC_0002

Eleanor en el descanso me invitó a to join, ya solo me daba por observadora, así que me animé. Nunca enlacé bien esas frases de repetir a derecha y a izquierda, cambiando tanto las direcciones, me pierdo y cuanto menos memorizo, pero le eché alma inspirandome en “la Amaya”; mientras repetíamos, en parejas una observaba a la otra, y eso daba un poco de confianza, tener un único público que reconocías, daba complicidad, así que luego le contabas tus dificultades o lo easyest y ya. Hicimos una mini coreo al final, con los tiempos variables, aceleraciones y paradas, cogiendo las extremidades, trasportándolas, la música era dulce, así que mejoró. En un círculo final mucho entusiasmo y agradecimiento a los cuerpos por ocupar el espacio y tener ese momento. Al final indagué sobre las posibilidades en Philla, y tengo un montón de datos más que abarruntan mi libreta, a ver como se me da.
DSC_0003

Yo lo que quiero es hacer un text de 3 preguntas a todas las compañías, o bailarines de Phila, a ver qué consigo, aunque cuando les cuento sobre el proyecto de viaje, vida, danza y sorteo, les alucina bastante, y más bien parece que fuera como un sueño.
Pues para eso estoy aquí, para contar las penurias y alegrías de este sueño.
Volveré para averiguar sobre Federico y ya no perderé por el jardín de primavera.

Comments are closed.