Quizás estamos haciendo esta obra II

Según el diario La Vanguardia del 20 de febrero del presente 2018 un informe dice que en 2017 aumentaron las ventas de los discos de vinilo en un 20,1 por ciento respecto a 2016. Al parecer el número de discos vendidos está compitiendo con las estadísticas de los años 90 y la gente está cada vez más interesada en el asunto.

Para nuestra pieza contactamos con Nul∅ , la reconocida coleccionista de música en vinilos que ha recientemente patrocinado una tienda en la que se venden productos fabricados a partir de discos que ya no pueden escucharse, mientras que el espacio está ambientado con máquinas de fabricación de discos y carátulas exitosas de la historia de la música grabada en este formato.

Como Nul∅ es una emprendedora transdisciplinar la hemos invitado a crear el espacio de la acción junto a Miguel Ruz y esperamos que luego de la pieza pueda realizarse una feria en la que se venderán arepas que parecen discos.

Con esta obra queremos probar nuevos modos de intercambio y hemos aclarado en el teatro que las entradas no podrán ser adquiridas por internet ni con dinero, sino que se cambiarán en la taquilla por discos de vinilo. Es esencial que cada participante traiga dos discos: uno para dejar en taquilla y otro para poder ser parte de la pieza.

El texto que ha sido cuidadosamente elaborado solo utiliza fragmentos de canciones de amor grabadas en acetato, en momentos precisos de la pieza, este discurso musical/textual que reflexiona en torno a la responsabilidad ciudadana, se alterna con una orquesta conformada por todos los participantes que tendrán una reproductora y su disco y que la activarán siguiendo las instrucciones de un director japonés.