Textos varios

1.-Vibro luego existo

El universo vibra. Todo lo que es vibra  “Las galaxias, las estrellas, el ADN, usted y yo, todo está hecho de minúsculas cuerdas vibrando”. Pero encontrarlas es casi imposible, ya que  si un átomo fuera del tamaño de la tierra, una cuerda sería del tamaño de un átomo.

Somos parte de la basta partitura del universo, un pequeño arreglo, un pasaje, una variación de última hora. Vibro luego existo.

La realidad parece ser  invisible.

Otro tema es el de nuestros vecinos: los universos paralelos. La nueva física sugiere que nuestro universo pudo surgir a partir de una gran colisión, dicen que dos universos paralelos de estos pudieron chocar como dos olas gigantescas. También sugieren que estos choques entre universos paralelos ocurren infinitas veces.  Luego habría infinitos universos surgiendo infinitas veces lo que viene a decir que habría infinitas posibilidades de que estemos repetidos por ahí infinitas veces. Ya veis que “no son ni un tema ni dos que son mil historias, joder”.

Uno de los últimos juguetes de los físicos es el acelerador de partículas. Este trasto al parecer sirve para recrear un pequeño Big-Bang. Dicen que en un momento dado podría generarse un pequeño agujero negro también, aunque a los físicos no les preocupa, juegan con la baza de que en ese caso no quedaría nadie para abroncarles, ni nadie para ser abroncado.

Los físicos también contemplan dos teorías para el final del universo. Uno sería el final melancólico, un final en el que todo se enfriaría, se alejaría y se apagaría lentamente, últimas notas, susurros distantes hasta que… nada. El otro posible final tendría carácter apoteósico; toda la orquesta universal se congregaría en un punto para ejecutar al unísono la explosiva nota final; o tal vez  la primera. Como diría un amigo mío “who knows”.

Todo esto pasará dentro unos 50.000.000 millones de años, así que no hace falta poner la alarma del móvil. Somos frágiles, ¿no?

Aunque lo que más me preocupa de este magno universo, son las mallas. Y en concreto las mallas con las que ha salido mi mujer hoy vestida a la calle, unas mallas negras pegadas que es… como no llevar nada, o sea …el culo ahí mismo… y todo dios le va a estar mirando el culo…y además estamos en primavera… ¿o no?… joder si lo llevas ahí… yo también te lo miraría. Al final mi mujer ha dado la razón y se ha ido con sus mallas puestas.

Dios como me jode sentir mi parte machita-posesiva y no poder controlarlo. Me jode porque me hace sentirme frágil. Luego pienso que mi mujer es una enseña-culos-recalcitrante y que “allá ella” y me da la risa.

Risa, ya sabéis, gratis, contagiosa, son todo ventajas.

2.-Engañarte contigo

Quiero engañarte contigo, ponerte un nombre nuevo y cazarte con sigilo. Quiero engañarte contigo, quiero tu piel sin huellas y perderme en tu latido.

Y es que quiero engañarte contigo, quiero arribar a ese puerto que es tu cuerpo clandestino. Naufragar en tus mares, navegar por tus ríos. Sin más  fronteras hoy, sin territorios prohibidos.