Brilliant Corners de Orquestina de Pigmeos en el Festival TNT


Cartel de todojunto


Brilliant Corners.
Performance-película.
Creación: Nilo Gallego, Chus Dominguez y Silvia Zayas.
Música: Pablo Volt.
Festival TNT. Terrassa Noves Tendències.
Fechas: 9, 10 y 11 de octubre 2020.
Lugar: Nova Jazz Cava.

 

BRILLIANT CORNERS
por Jacobo Rivero

¿Es posible improvisar en nuestra vida cotidiana? ¿Y desde una sala de
cine? Cuando vamos a ver una película la mirada es unidireccional, no hay
mayor margen que el de nuestra butaca. Brilliant Corners rompe con esa
dinámica, en una camino atravesado por los cinco sentidos, dentro y fuera
de una sala. A partir de cierto momento, la dirección del filme pasa a ser
líquida: cine dentro del cine y música dentro del tráfico de influencias
sonoras de nuestro entorno, que transforman la mirada del día a día. Es ahí
donde transcurre la acción, el grito de arranque de unas sinergias vitales en
sintonía con los males que apuntaba contrariado Thelonious Monk: “El ruido
más atronador del mundo es el silencio”.
El colectivo artístico Orquestina de Pigmeos, formado por Nilo Gallego y
Chus Domínguez junto con Silvia Zayas y la colaboración del músico Pablo
Volt, busca romper la separación de poderes en relación a la
percepción. A partir de una gran ventana podemos fijarnos en dónde
encuentra interés cada persona. Todo está abierto: la improvisación
individual como elemento de construcción de un relato conjunto, coherente
con el desarrollo de una improvisación colectiva, la belleza de lo cercano,
como deriva de una ecología cultural abierta a la participación. Lo que
parece pequeño tiene sentido en una sesión continua en la que la estructura
no convencional desdibuja el estándar del cine, la música y nuestro propio
tránsito en relación a la sociedad en que vivimos, restando al hecho artístico
la distancia. Se trata de poner en valor cada punto de vista, desde un
territorio neutro en que nos movemos.
Cine y jazz tienen experiencias de maridaje de las que también se alimenta
Brilliant Corners. La construcción de la obra parte no solo de la influencia de
Monk. También surge de las radiaciones sensoriales que proyectó Miles
Davis grabando sin partitura, mientras observaba secuencias de Ascensor
para el cadalso (Ascenseur pour l’Echafaud, 1958) con su particular mirada
oblicua, sin descansos ni paradas ante el deleite del director Louis Malle,
entregado a los viajes de una trompeta plagada de alegorías; de un Charles
Mingus en la película Shadows (1959) distorsionado anímicamente por el
eco sucio de sus gatos, en compañía de un atónito John Cassavetes
hechizado por el sonido grave del contrabajo. En los dos casos sonidos de
liberación de tiempo y espacio. Cine más allá del cine.
De la mano de Nilo Gallego, Chus Domínguez, Silvia Zayas y Pablo Volt,
Brilliant Corners rompe estereotipos de lo previsible, para abrir el plano de
atención. Algo que se agradece en estos tiempos de certezas facturadas,
departamentos culturales estancos y confinamientos mentales. Se trata de
levantar barreras, protagonizando una película apegada a la tierra, en una
lógica similar a la que planteaba el propio Thelonious Monk: ser “genios” a
partir de nosotros mismos. Disfruten del viaje.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Brilliant Corners de Orquestina de Pigmeos en el Festival TNT

  1. Pingback: Notas que patinan #95: TNT (primera parte) | Rubén Ramos Nogueira

Los comentarios están cerrados.