El tercer movimiento pasó

El Concierto Expandido. Sinfonía ensanchadora en 25 días.
Tercer movimiento terminado.

Hacer una videocanción contigo.

La música salvó mi vida.
Bailar salvó mi vida.
Y ahora soy mucho más sabia.
Y ahora sólo creo en el aire.
Soy más fuerte
porque sé que todo es aire.
Así que vuelo con el aire,
nado en el aire.
Soy aire.

Concierto interferencia a la hora del menú del día.

Invitadoras: Les tres a la cuina.

Otro tiempo vendrá distinto a éste.

Invitadores: David Mallols e Inés Lambisto

Texto de David Mallols que  inició  el encuentro:

Preámbulo a la contemplación

Te detendrás. Intentaremos hacer eso que nos es difícil hacer y que no está de moda. Detenerse. Y de ahí pasaremos a la más cercana inmovilidad, a la más aproximada quietud que nuestro nervio nos permita.
Importante. Te detendrás. Pero te detendrás cómodamente. Será imprescindible detener tu cuerpo sobre un lugar cómodo que te permita estar.
Observarás.
Observarás el exterior, lo que te rodea. Observarás la temperatura, decidirás que tipo de temperatura hace, observarás y llegarás a una conclusión sobre el frío o el calor, si la temperatura es buena, precisamente, para la contemplación o en cambio la experiencia será incomoda y habrá que contemplar otro suceso en otro lugar.
Observarás el exterior, quién te rodea. En tu inmovilidad, estarás con los que te rodean, los tendrás en cuenta, no olvidarás los cuerpos que tienes cerca, pensarás en ellos, los imaginarás y sabrás cómo éstos dominan el espacio que ocupan al igual que tú dominas el espacio que ocupas.
El observar será también un ejercicio de ver, tener en cuenta y no olvidar.

La contemplación. 

Entonces estamos aquí, en la quietud, observando el entorno y a la comunidad.
Y en este encuadre te propongo aquello que contemplar. Para mi empieza lo mejor: el dejarse estar, el dejarse estar con uno, con los otros y llevarse. ¿Por qué te digo llevarse? Porque es posible que te vayas sin moverte. Tal vez ésto sólo sea una posibilidad entre otras muchas. Pienso en las posibilidades, en tus posibilidades, pienso en las preguntas que te harás, en si es bello o no, útil o no, o si ese momento en el que el insospechado rojo que ha aparecido en la pantalla, el mismo que ha cruzado el cielo, de alguna manera te ha hecho vibrar, levemente, no como un terremoto, pero si vibrar como lo hace la tierra.
Y puede -por qué no- empieces a preguntarte qué rojo es el que aparece en ti, que luz, y en ese momento, en la contemplación, empiece a hablar tu cuerpo, lo que tú eres, con el lugar en el que estás, con las personas que te encuentras y aquello que estás viendo.
Yo lo llamaría vivir bien.

Anocheciendo en Barcelona, amaneciendo en Tokyo, bailando el primer sol de Sidney.

Vermouth cantado a la fresca.

Invitadores: ConnectHort.

10492102_516187058508064_8150132469509334547_n

 

El miedo destruye el amor.

Invitadora: Casa de Cent.

Cantar a dúo con Krishnamurti.

DSC_8200

DSC_8213

DSC_8205

 

Concierto horizontal.

Invitadora: Vanessa Medina.

Dar el fa de pecho.
Fa es para nosotros una nota ensanchadora. Dilata el espacio. Dilata las posibilidades.
Dar el fa de pecho y estar en sintonía. Sintonía ensanchadora.
Tumbarse para cantar. Dejar espacio. Ceder el espacio para que cada canción, cada nota, se instale donde y como lo necesite.
El ceder conscientemente, sin reparo.
El cuerpo dispuesto.
El cantar muy suave.
Llegar cansados, volver descansados.
Haciendo la vida guay.
Gracias a Vanessa, Camilo, Paula y Pedro.

Noche de San Juan.

Comments are closed.