BREXIT Aperitif (English translation)

Translating notes : 1. Originally written in Spanish for Teatron. You can find the original post by clicking at the bottom link  2. When the article mentions translation and paraphrasing, it is referring to the translation into Spanish of the Sky TV video, not the translation of this article into English.

BREXIT Aperitif 

Just to break with an aperitif. Or as Owen Jones would say, a snack, and what Owen must’ve thought… “The good thing about being surrounded by pricks is that you can get the shit out of there”. The latest best pr4mance that I’ve seen was yesterday at Sky, I think it has viralized already. You can see it anywhere, here too:

Owen preempts the signs with this 23 J performance. In the midst of pro con pre post Brexit campaign, Owen, day by day commentator of European situations, close follower of Spanish politics, leaves the TV set, he leaves the frame and plays with the vibrational power that emanates from the action of getting out.

Meanwhile, the dominating figures of the set remain exposed in the coitus interruptus of their grand heteropatriarchal spunk.  (Garzón, A dixit) :

Mi apoyo al entorno de las víctimas de Orlando y de las dos mujeres asesinadas en 24 horas. Víctimas de la misma lacra: el heteropatriarcado

My support to the environment of the victims of Orlando and of the two women murdered in the last 24 hours. Victims of the same plague: heteropatriarchy

— Alberto Garzón (@agarzon) 12 de junio de 2016; Twitter

As Owen kept trying to frame the Orlando attack as a homophobic attack, battling against the ISIS frame, the Islamic World frame, the Terrorist frame or whatever frame they tell you, any of those tales don’t really matter prick– was more or less saying Owen, I am paraphrasing – the thing that’s important prick, is that there was hundreds, thousands, denormativised worlds be them of the type they may, infinite intersections, molecular sexualities (Deleuze dixit), this was not an attack to the good people of the West, this was an attack at the interruption of the hetero-normative. The other two kept going at it again and again bent on the same idea: Owen dear, you are stuck by yourself in a narcissistic conspiracy – I am paraphrasing, I can’ t be bothered to translate*, never in life a translation is a translation in any case, any thing said is a paraphrase, any thing done is a Para-action, any thought is a conjugation (Sontag dixit) – k, so let’s get on with it, as the duo of posh pro-patriarchal pigs, classists of gender, number, colour, agenda, and fellatios, continued to be bent on the idea that Owen was an ephebos Narcissus gazing at his own ‘original’ mindset, Owen could not sit still on that sofa-TV Set, already there was in that moment two TV Sets, the sofa on which Owen was dancing and the supra TV Set of 4sq meters  full of terrorist frames, fundamentalist frames, extremist frames, organised group frames, ketchup frames, mustard frames, two hotdogs with lots of onion please frames and all of that media eyewash.

* translation of video English to Spanish

_88775001_88775000_88775001_88775000Breivik, just to put an example that fails to rhyme with Brexit, was not a Catholic fundamentalist when he murdered 78 people in Norway. The media defined him as a psychopath Neo Nazi, but what Neo Nazi or what turds in vinegar? – What psychopath Neo Nazi, if he is a Christian fundamentalist? – But the Christian fundamentalist frame was not convenient Vaseline for that shovelling. However, this American homophobic is loaded with Middle-Easternising adjectives – I paraphrase Owen – who if anything, is a U.S. Product in any case, in any case an American membrane, in any case a cell cultivated by the US organism, in any case a maximum exponent of the Westernising culture, in any case. Meanwhile the dynamic duo could not hold their heteronormative farts.

In Biomechanics, what Owen performs is called an Otkas, which is nothing more than the contraction of the rectus, no, I meant that is nothing more than the contraction or the contrary action to an action. If we take a vector, the Otkas is a vector that goes in the opposite direction to the main vector. It’s easy to imagine this in 2 dimensions, it’s an entire different thing to perform it, which is in the end to take it to 3D. But that is one of the big secrets of any action executed: to understand its contraction. To go up when you intend to go down, to pull when you want to push or in a more nationalistic sense, to get out of Europe under the title of a referendum to reignite the colonialist flame. On the TV-Set, in the full blown up image of Live Telly (There is nothing more live than Live Telly), Owen develops a whole Otkas of several minutes to then execute the ultimate action, which is nothing else than to get the shit out of that pigsty.

In a more poetic tentative, what Owen performs is an action of leaving in the full swing of a referendum where the UK is going to ask itself if it is going to end its enrolment to the EU. A legit but stinky question lobbied by a select group of extreme right wing parliamentarians. Each reality fucks with its context and in this case, we are talking about a world superpower fleeing the hell out of a rotten Europe. No babes, you stay here cleaning up the crap, it’s partly yours anyway. It is not the same thing for the UK to ask itself whether or not it should leave Europe than it would be for Greece or Spain or Portugal or Romania. There is nothing more wreching than seeing a superpower escaping from the quagmire. But Owen is not a superpower Owen is like you. Owen, in this performance, is a 4th dimension, a phantasmatic vector running in a straight angle to the three classic vectors. A space-time that moves parallel to that media squirt that labors itself into making physical realities in the form of turds.

Owen understands on that TV Set, as the mud continues to swell, that the best thing he can do is to get out of there. To get away from there not so much to save himself, but as a vindication of that other phantasmatic reality: the reality that shapes in the head of the Telly-viewers. The escape that Owen performs on that TV Set, the EXIT that Owen performs, the molecular fleeing that he develops in those few minutes, opens a subsequent micro space in the form of a spectatorial caesura; a place of rest for the eye of the beholder. In the middle of so much obscenity, a cavity implodes where the eye that watches is able to seclude from that TV Set of evil. A turning of the head that immediately makes the peak audience drop down. Two stooges remain rumbling on screen, and in a moment post to the adrenaline escalation, there is always that trembling in the legs, the shaky shaky baby. Nobody listens to them anymore and they loose fuel ignoring the main action, which takes off its earpiece and disappears from the frame. Another universe takes place in the heads of the spectators.

Lately I’ve been observing in the passing of this city, how the idea of leaving begins to ferment. When you leave a discussion halfway, your body enters a strange place. But when you detect that you are moving in parallel realities in relation to the surrounding, to continue to discuss, to rattle for a space, to go out to the street to put up a fight, to shout louder, to try to convince, becomes a pile of mainstream pater nostrum reflexes. Per contra, to stay quiet, to erase your traces, to disappear, to assimilate anonymity, to make oneself an amalgamate of rocks and corals, to assemble into new geographies, to dissolve in the air, is in the end, to get to terms with one’s own phantasmatic reality.

Posted in La llamada de Londres, Uncategorized | Leave a comment

BREXIT Aperitif

Solo para romper con un aperitif. O un Apetizer como diría Owen Jones, y lo que pensaría Owen… “Lo bueno de estar rodeado de cerdos es que puedes echar mierdas de ahí”. La última mejor pr4mance que he visto fue ayer en la Sky, creo que ya ha viralizado. Se puede ver en cualquier lado, aquí:

Owen adelanta signos con esta performance 23 J.  En plena campaña pro con post pre Brexit, Owen, comentarista del día a día británico, europeo, gran seguidor de la política diaria en España, sale del plató, se sale del marco y juega con el poder vibracional que tiene la acción de irse . Lo ultra tectónico de su performance tiene que ver con el contexto, y si el contexto es una isla, en este caso el contexto  se vierte sobre la materia, puesto que el contexto lo delimitan unas cuantas rocas:  Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda del Norte, Gibraltar.

Mientras, las figuras dominantes del plató quedan expuestas en su coitus interruptus a medio camino de su “corrida heteropatriarcal” (Garzón, A dixit):

 

Tratando Owen de enmarcar el ataque de Orlando como un ataque homófobo, luchando contra el marco ISIS, marco Mundo Islámico, marco Terrorismo o marco la mierda que te cuenten, que es que todo eso da igual cochino vale – Venía a decir Owen, lo parafraseo – Lo importante cochino es que había cientos, miles, mundos desnormativizados sean del tipo que sean, intersecciones infinitas, sexualidades moleculares (Deleuze dixit), esto no era un ataque a las buenas gentes del oeste, era un ataque a la interrupción heteronormativa . Y los otros dos venga y dale  – Parafraseo, paso de traducir, nunca en la vida una traducción es una traducción de cualquier forma, cualquier cosa dicha es un parafraseo, cualquier cosa hecha es una paracción, cualquier pensamiento una conjugación (Sontag dixit). Bueno, al tema, los dos cochinos pijos propatriarcado, clasistas de género, número, color, dinero, agenda y felaciones, empeñados en que eso que decía Owen era una conspiración narcisista. Owen no podía estar quieto en el sofá-plató, había ya en ese momento dos platós, el sofá sobre el que bailaba Owen y el supra plató de 4 metros cuadrados lleno de marcos terroristas, marcos fundamentalistas, marcos extremistas, marcos grupos organizados, marcos kétchup, marcos mostaza, marcos dos hotdogs con mucha cebolla please y toda esa patraña mediática.

_88775001_88775000 _88775001_88775000

Breivik, por poner un ejemplo que rime con Brexit, no era un fundamentalista católico cuando asesinó a 78 personas en Noruega. Los medios lo definieron como Neo Nazi psicópata, pero qué Neo Nazi ni que zurullos en vinagre, ¿qué va a ser Neo Nazi si era cristiano fundamentalista? Pero el marco cristiano fundamentalista no era vaselina conveniente. Sin embargo a este homófobo estadounidense  se le llena de adjetivos medio-orientalizantes –Parafraseo a Owen – que ante todo si acaso es un producto estadounidense, si acaso una membrana americana, si acaso una célula cultivada por el organismo americano, un máximo exponente de la cultura occidentalizante, si acaso. Y los otros venga a tirarse pedos heteroparanoides.

En biomecánica, lo que performa Owen se le llama Otkas, que no es más que la contracción del recto, no, quería decir que no es más que la contracción o la acción contraria a una acción. Si pensamos en vectores, el Otkas es un vector que va en dirección opuesta a la acción que pretende. Es fácil imaginar esto en 2 dimensiones, es toda una técnica performarla, que es al final llevarla al 3D. Pero ese es uno de los grandes secretos de cualquier acción ejecutada: entender su contracción. Subir para bajar, tirar para empujar, o en rollo más nacional, salirse de Europa bajo título de referéndum para reavivar la flama colonialista.  En el plató, en plena tele en directo (no hay nada más live en el mundo que la tele en directo), Owen desarrolla todo un Otkas de varios minutos para finalmente ejecutar la acción última que no es más que largarse echando mierdas de aquella pocilga.

En una tentativa más poética, lo que Owen performa es una acción de salida en pleno momento en que UK va a preguntarse si sale de EU. Un referéndum lícito pero cochino, movimiento lobbyeado por un pequeño grupo selecto de extrema derecha parlamentaria. Cada realidad folla con su contexto y en este caso, hablamos de una superpotencia mundial echando leches de una Europa podrida. No nene, tu te quedas a limpiar la mierda. No es lo mismo que UK se plantee salir de EU a que Grecia se lo plantee o España, o Portugal o Rumanía. No hay nada más asqueroso que una potencia saliendo del barrizal. Pero Owen no es una superpotencia,  Owen es como tú. Owen, en esta performance, es una 4ª dimensión, un vector fantasmático que corre en ángulo recto a los tres vectores clásicos. Un espacio-tiempo que se desplaza paralelo a ese chorro mediático que se ocupa de hacer realidades físicas en forma de zurullos.

Owen entiende en ese plató, ese plató de barro que se va formando, que la mejor cosa que puede hacer es salirse de ahí. Salirse de ahí no ya por él, sino como reivindicación a esa otra realidad fantasmática. La realidad que hace figura en la cabeza de los telespectadores. La salida que Owen performa en ese plató, el EXIT que performa Owen, la huida molecular que desarrolla en esos pocos minutos, abre un subsiguiente micro espacio en forma de cesura espectatorial. Un lugar de reposo para el ojo del que mira. En medio de tanta obscenidad, implosiona una cavidad en donde el ojo del que mira puede recluirse de aquel plató del mal. Un giro de cabeza que inmediatamente hace que baje el pico de audiencia. Unos monigotes quedan solos retumbando en el plató, y en momento post a la subida adrenalínica, siempre llega el temblor de piernas, el shaky shaky. Ya nadie los escucha y ellos pierden gas ignorando la acción principal que se saca el pinganillo y desaparece de pantalla. Otro universo toma forma en las cabezas de los espectadores.

Últimamente observo en el transcurrir de esta ciudad, como comienza a fermentar la idea de irse. Cuando dejas una discusión a medias y te vas, se te queda el cuerpo raro. Pero cuando detectas que te estás moviendo en realidades paralelas respecto al entorno, continuar discutiendo, luchar por un espacio, salir a la calle a pegarse, gritar más alto, tratar de convencer, se convierte en una pila de reflejos mainstream pater escaparater nostrum. Por contra, irse, callarse, borrar las huellas, desaparecer, asimilar el anonimato, hacerse amalgama de rocas y corales, formar nuevas geografías, deshacerse  en el aire  y salir volando, es al final llegar a términos con tu realidad fantasmática.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La llamada de Londres: Milk & Blood, de Franko B

Londres, Toynbee Studios, Court Room,  jueves 30 de julio a las 7.30. Lleno absoluto. La noche anterior también. 100 personas sentadas en 4 esquinas de una sala rectangular. 4 focos sin filtros, colgados de cada una de las esquinas. En el centro un saco de boxeo tamaño enorme. De color oro. Un liquidillo blanco gotea de la base del saco haciendo honor a la mitad del título de esta performance.

Entra un chico a mi ignómine e ignbécil juicio, muy chino, muy moderno, corte de pelo mmmuy  futurista . El chico parece que nunca ha pisado un escenario. Aún todo por descubrir, no nos pongamos románticos, ¿o acaso Franko sitúa a este chino como súmum pos occidente? Suena aberrante esta frase solo. Se arregla la hermosa cabellera tupida en un gesto prácticoqueto. Al minuto y medio entra Franko B, el púgil de oro. Haciendo honor a su valor, viste traje impecablemente dorado de boxeador de 24K.

El chino le pone un taburete de oro a Franko B. Se sienta y espera. Franko B mira al vacío. Suena la campana, se endereza. Comienza la pelea. De un lado Franko B, del otro… un saco de boxeo. Las apuestas están echadas: ¿Quien es el primero en flirtear con la idea de ver a Franko B siendo vapuleado por un boxeador profesional en vez de tener a un cuerpo colgado y muerto como contrincante?

005

Pero el rival es un saco que pierde líquido y la experiencia boxística de Franko B tiene menos de tres meses. A través de los 20 rounds (número también de cartón dorado – mis datos certifican 15 rounds en los pesos pesados y 10 rounds según la página de Arts Admin https://www.artsadmin.co.uk/events/3739 ,  pero eso sí, transcurridos a tiempo real), el suelo va quedando derramado de un extenso charco de leche. El coro de la canción  se repite incansable de la boca del boxeador: Insignificant. Insignificant es el arte, los fracasos, la soledad, el amor, Ucrania, Afganistán, Irak, Jesucristo, la comunidad, la homosexualidad. Con ello también se hacen insignificant el paso de los rounds, el sudor que corre por la cara de Franko B, la exhibición de su pobre técnica boxística, el público, la misma enumeración.

Bajo una presentación del cuadrilátero bien modernista y un texto de trozos que se van enjaulando con apenas un puñado de frases en toda la pieza, Franko B manipula las apuestas y nos sitúa en un lugar prescrito donde absolutamente todo aparece abocado a lo insignificant.

La debilidad, el engaño o el poder de lo insignificant está en su doble lectura, Insignificant entendido como falto de significado o insignificant entendido como cuantía insignificante, apenas nada, acorrala al público haciéndolo bascular sobre un espacio ínfimo:  de la nada al valor minúsculo. A diferencia del poder constreñidor de lo insignificant, Franko B podría haber trabajado con un buen meaningless, empoderando al personal para que se hiciese con el sentido de lo que aparece. Aunque dónde mierdas aparezca sea la cuestión final en este entramado. El vaivén de las palabras se solidifica en las cabezas sacudidas del público que se pregunta quien pronuncia, a quien van dirigidos, y que bloody pretenden todos estos referentes y palabreos en un juego entre el sentido y la distracción. Palabras y puñetazos que reverberan en el interior del gentío y en el interior del saco. Palabras que mullen la leche del saco, palabras bien fermentadas con sus consonancias y sus sílabas bien separadas. Cada palabra pendiente de qué otras palabras las suceden y las preceden. Bacanales de palabras, constelaciones orgiásticas, luces que se abren camino a pesar del gran golden e insignificant phallus que las quiere regir a todas. Pero la misma voluntad de ganar el combate se torna insignificant y Franko B termina la performance girándose al público y mirándonos. Afirmando en un instante insignificante, nuestra presencia ahí.

 

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Festival 10 Sentidos, Valencia: Taller de ‘Composición escénica sobre La Belleza’

La semana que viene estaré en Valencia en el Festival 10 sentidos dando un taller titulado ‘Composición Escénica’. Hay un límite de 25 plazas. El taller es gratuito. Todos los detalles en el enlace abajo del post.

Georges Collet

El taller en Valencia finaliza con una presentación en el escenario central del festival. Esto de un taller con presentación final en el escenario central tiene truco. Truco bueno. Porque nos abre en veda con la idea de la forma en un contexto de pruebas.

Por eso he  enmarcado el taller con un dispositivo concreto que nos permita jugar con varias ideas y componer dentro de dicho dispositivo.  Ya un poco más alentado y no completamente deformado por la idea de la belleza, animo desde TEA-TRON a la gente interesada que haya por Valencia a apuntarse al taller de Composición Escénica.

http://www.festival10sentidos.com/presentacion-festival-10-sentidos-2014-im-perfectos/programacion-didactica-2014/taller-artes-escenicas-composicion-escenica-sobre-la-belleza/

Posted in Uncategorized | 1 Comment

La Llamada de Londres, Marina Abramovic: 512 Hours. Serpentine Gallery

Hablar de Marina Abramovich es meterse en un berenjenal. Cómo vas a hablar de semejante icono sin mencionar cierto pasado, cierto presente e incluso cierta ciencia ficción. Trataré de huir de toda esta tentación.

1. Photograph by Marco Anelli 2014

Marina 1

Resumiré diciendo dos cosas que son la misma:

  • La cosa que firma Marina está diseñada para ser una cosa plácida. Se trata de un templo construido con, desde y para la riqueza. La placidez de los ricos. Una placidez que como primera entrada es más fácil que guste a que no.
  • Mientras estuve en la Serpentine Gallery tuve cierto sentimiento de bienestar, ¡Joder, se estaba bien ahí!

Cuando llego al Serpentine Gallery en miércoles 11 de la mañana, no hay prácticamente nadie. No hay colas, no hay tumulto, no hay histeria ni celebridades. En la puerta me reciben dos porteros de veinte y tantos años, muy amables y muy agradables.  Me informan de que debo guardar todas mis pertenencias en una taquilla. En una segunda puerta otro portero muy amable me dice que tras esa puerta debo permanecer lo más silencioso posible. Entro y guardo  mis cosas en una taquilla con llave.

Un muchacho vestido de negro me entrega unos cascos. Me los pongo y se silencia el exterior. Tomo un pasillo que abre a una sala circular. Hay 15 visitantes en el centro de la sala con los ojos cerrados sobre una tarima de madera en forma de asterisco. Como un asterisco que remite a un pie de página. Como si me preguntara yo mismo ‘donde está Marina’ y ese asterisco me lo fuera a explicar. De hecho, como si ese asterisco fuera Marina en si. Como si ese asterisco estuviera ya marinado, y nosotros nos pusiéramos sobre el asterisco que es Marina y con los ojos cerrados nos fuéramos cabalgando a lomos del gran caballo Marina  a no sé donde.

Eso es bien diabólico, pienso. Una imagen bien diabólica es un grupo de fieles que no sabe a qué exactamente rinden pleitesía. Más que un asterisco es un anticristo, pienso. Está lleno de gente mala aquí, pienso. Y la cara de Marina Abramovic, que ansío ver en persona pero que todavía no he visto y no sé si veré, imagino que opera desde alguna de las 150 salas contiguas.

Marina Abramopug

En la segunda sala hay sillas. Hay gente sentada. Hay parejas de pie, cara a la pared y cogidas de las manos. Hay un tipo estirado en el suelo que debe de llevar ahí mucho rato. No puedes pasarte la noche ahí, pero si quieres, puedes volver al día siguiente y puedes ir volviendo y pasarte todos los días del verano con Marina. Este tipo ahí estirado parece muy relax en el suelo, como viajado. Y hay tres o cuatro adolescentes mirándolo y mirándose y mirándolo y mirándose. Todo muy meditativo y muy orgiástico. Diviso la única silla que queda libre. Inevitablemente pienso que esa silla estaba reservada para mí. Marina mueve los hilos. Miro a mi alrededor y veo una banda de pupilos con los ojos cerrados. Me siento y cierro los ojos. Puedo escuchar el latido de mi corazón. No sé si había oído mi corazón nunca. Estoy muy bien ahí. La verdad es que es un lujo poderse relajar un ratito, pienso. Y pienso en Marina también.

Hay un grupo de jóvenes vestidos de negro que trabajan gratis para Marina que  se te acercan y te cogen de la mano y te pasas un rato con ellos. Uno de mirada tierna,  que tiene el pelo rizado rubio, bigotito negro acantinflado , unas Vans negras y una camiseta negra pero tan descolorida que se ha tornado gris, me toma de la mano.  La camiseta gastada me hace pensar en cierta rebeldía  hacia la imagen de Marina, pues todos los demás ayudantes van de negro impoluto.

En ese primer ensayo con Marina, porque ensayarían para ser jóvenes ayudantes no pagados de Marina, les entregarían un listado de instrucciones. La primera de las instrucciones en ese papel sería “tendréis que vestir de negro impoluto durante las 512 horas con Marina Abramovic” y el rubio que me coge de la mano y me planta sobre el asterisco y me mira con espiritualidad fingida y me dice que cierre los ojos, estará ya hasta las pelotas de todo este rollo, cosa que me hace cierta gracia pero a la vez me da cierta rabia porque no quiero que alguien me tome de la mano desganadamente.

marina's Monaguillos

En la tercera sala, la veo. Está hablando con un señor de cincuenta y largos que la escucha encantado como un bosque. Me fijo bien y veo que no es Ulay. Ella lo toma de la mano y lo lleva de paseo en líneas transversales. Otros hacen lo mismo: caminan de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Hay monaguillos guiando a otros asistentes. Ovejas. Pastores. Todo eso puebla mi mente. Mientras, Marina continúa su peregrinaje  con este señor encantado. Ella parece muy tranquila y muy sencilla en su interacción con este señor.  Demasiado tranquila, pienso, porque no habrá tiempo para que todos podamos caminar con Marina. No hay tiempo material para todos, y Marina camina que te camina con este señor y pasa el tiempo y camina lenta, con los ojos cerrados recorriendo el largo de la sala entera. Luego se giran vuelven y así muchas veces recorriendo la sala para un lado y para otro hasta que se paran. Marina le dice algunas cosas como si compartiera impresiones o le diera directrices y entonces Marina la Marinísima, la Faraona,  se gira y me mira. Marina se me aparece. Marina emprende un trayecto en línea recta hacia mí. Camina hacia mí, –Marina – me digo.  Me imagino su voz acariciándome las sienes, inundándome de felicidad – Oh Marina! Diosa del templo de la Serpentine Gallery en Hyde Park! Déjame entrar en el rebaño!  Déjame venerarte!

Marina Guide

En ese momento aparece por el lado el monaguillo rubio, y me coge de la mano y se me lleva él a pasear. ¿Estoy asignado a este pequeño saltamontes o qué coño pasa? Me giro tristemente pero Marina ya ha cambiado de trayectoria y se va a recoger a otra oveja. Qué ganas de apretarle la mano al spirited skater . Tras media caminata me suelta la mano y me hace un gesto de que tengo que seguir solo haciéndome la sala siete veces para adelante y para atrás. Siete jodidas veces. Un tío, un enano que sale de la nada y te da tareas. Toda esta experiencia espiritual comienza a tomar tintes de pesadilla. Al salir de la sala, veo a dos jóvenes pegándose el lote apasionadamente contra una pared. Un cámara graba a gente que camina lentamente. No sé porqué se morrean esos dos.  Por supuesto que en la entrada hay un cartel que dice que te pueden gravar y usar tus imágenes en toda suerte de videos promocionales. Uno pierde la cuenta de la cantidad de cookies que acepta antes de entrar aquí.

A la salida de la cosa de Marina paso por el baño. En el baño, el pasillo es muy estrecho, hay un señor meando y paso por detrás suyo. Pero es muy estrecho el  espacio entre el señor que mea y la pared y casi no paso. Es casi imposible no tocar al señor que mea, casi imposible no hacerle un polla-culo. Pero tengo que pasar por ahí para llegar a la siguiente taza. En vez de esperar a que termine me deslizo por detrás suyo. El señor se gira y me mira como asustado y expectante, aun no logro descifrar su gesto. Recuerdo la performance de Ulay y Marina a la entrada de una galería. Ellos en pelotas haciendo de puertas por las que tenía que pasar la gente.

tumblr_mdw284Ep3P1qeardzo1_500

En el camino de vuelta, desando los senderos de Hyde Park, el maravilloso parque londinense ubicado en la zona más rica de la ciudad, entre Kensington y Belgravia. Bajo un árbol hay un señor sentado con una lata de cerveza. No parece muy contento. Parece más bien abandonado. Harapos y bolsas de plástico. Masculla cositas, no llega a hablar pero mueve los labios. Ese hombre ya estaba cuando llegué por la mañana a primera hora. Probablemente no tenga donde ponerse. Estoy como a diez metros del vagabundo. No lo puedo oler, pero puedo ver su olor. Tiene un halo espiritual de podredumbre y el color de su rostro, entre moreno por el sol del verano londinense y negro por los rastros de mugre, me dificulta comprender si se encuentra extasiado o sumido en la miseria mas terrible. De repente me entran ganas de llevar a ese vagabundo a ver a Marina Abramovic al Serpentine Gallery porque se estaba muy bien en ese sitio, ¡joder!

 

 

 

 

 

Posted in Uncategorized | 4 Comments

La Llamada de Londres: TESTAMENT, She She Pop

Quiero escribir un libro que lo extinga todo, mi familia, mi casa, mis hermanas,  mi pasado,  yo mismo.

Thomas Bernhard,  Extinción   (He intentado encontrar la cita pero no la encuentro.    Hay  335 páginas y ningún párrafo. Lo dice unas cuantas veces y es así más o menos.)

nb-She-She-Pop-BM-Vermischtes-Berlin

Testament, She She Pop

El sábado pasado en el Lift Festival de Londres, fui a ver Testament del colectivo de performance berlinés She She Pop.                                                                                       Lugar: Barbican Centre, Pit Theatre (sala pequeña).  Aforo lleno.

En el escenario cuatro performers, tres mujeres y un hombre, nos presentan a sus padres de verdad.  Una trompeta tocada  por uno de los padres nos sitúa en palacio. Seguidamente los padres desfilan uno a uno delante de sus hijas e hijo.  Se aposentan en sus tronos. Sillones enormes de residencia de abuelos. La pieza pivota alrededor del Rey Lear de Shakespeare.  Los cuatro performers y sus respectivos padres se retuercen durante casi dos horas jugando a ser Cordelias y Reyes Lear y a ser padres  e hijas de verdad.

Hay fotocopias de la obra de Shakespeare que se filman y proyectan sobre una pantalla a la derecha del escenario. Los papás a la izquierda buscan en la distancia, afilando sus miradas longevas a través del ancho del escenario para leer a Shakespeare. Esto les gusta a los papás. Hacer clásicos les gusta.  Por eso están aquí. Pero Shakespeare ha servido de anzuelo para traer a los cuatro viejos de setenta y dos años a hacer algo bastante más incómodo que una relectura shakespeariana. Para cada papá una hija: Generil, Regan y Cordelia. venid y decidme cuanto me queréis y así podré calcular vuestras herencias.  Esta vez desfilan las hijas ante los padres. Y el colectivo berlinés She She Pop miente delante de sus papás reales tan bien como puede. Hasta que llega el turno de la hija más joven de verdad y la hija más joven del Rey Lear encarnadas en la misma persona: Cordelia, Cordelia, Codelia, Cordelia dice lo que le da la gana. ¿Como irían a saber los papás que venían a hacer un Rey Lear,  que en realidad se iban a reunir con sus respectivas Cordelias delante del pueblo llano para decirse las miserias y mirarse a sus ojos desgraciados en silencio durante largos tiempos, cantando pop y bailando coreografías estúpidas y revelando sus gustos anquilosados? Quizás solo fuera posible solo delante de nosotros.

La pieza se organiza en los cinco actos de la tragedia shakesperiana. Todos son Cordelia a partir del final del primer acto: los papás,  las hijas y el hijo. Todos son Cordelia.  Todos se reúnen atrapados en el escenario para desentrañar qué es ese acuerdo entre las dos generaciones, qué contiene realmente ese acuerdo primero y último entre las generaciones.  Ese acuerdo que no es acuerdo sino imposición que viaja en todas las direcciones. Los padres escuchan en silencio los reproches interminables y la rabia de sus hijas cordelizadas. A cambio hijas y nosotros miramos a las caras de los tres Reyes Lear desfigurarse y romperse, rompiéndose y amaneciendo en un rocío de lágrimas que bajan por caras de performers y público indistintamente tras la tormenta del tercer acto. El silencio de los padres se amplifica con cámaras de video a dos palmos de sus narices que se proyectan en vivo y en directo como retratos baconianos sobre tres marcos enormes delante de nuestras narices.

Es injusto comparar las actuaciones entre las dos generaciones, ¿Como no van a hacerlo mejor los padres, que además son Reyes? ¿Como no lo van a hacer mejor los padres que están ahí para recibir hostias, hostias de verdad, hostias como coronas de espinas, hostias que hablan solas, hostias de tamaño Real y dimensión humana? Caras hostiadas por sus hijas y delante de nosotros. Así entran los padres, Reyes derrotados a los ojos de un pueblo. Tan derrotados y traspasados por la tragedia que el pueblo acaba por amarlos. Entonces mueren todos y todas una encima del otro repitiendo  un “te quiero” unánime, entre todos y todas muriendo.  Todos y todas muriendo entre aplausos incansables. El pueblo decide con su aplauso casi eterno, elevado medio foro de la sala pequeña del Barbican.

Easter 01

Mi mamá y sus hermanas, 1956

El Príncipe que ahora será Rey no escoge ser Rey. Nace Rey. El Príncipe que nace para heredar la corona escoge ser Rey, el dice sí y se hace Rey de todos los españoles. El lo dice y él lo decide. No escoge ser Rey, escoge ser Rey.  Nosotros necesitamos un Príncipe valiente. Un Príncipe honrado. Noble. Un Príncipe que habiendo nacido Rey,  habiendo sufrido el impuesto sucesorio,  entrenado toda su vida para este momento,  para subirse al trono y coronarse Jefe de Estado, tenga la nobleza de renunciar al cargo. No solo de renunciar al cargo de Rey de todos los españoles, sino que tenga la Real nobleza de hacer una campaña masiva para contra su propia corona. Lo que necesitamos es un Príncipe con los ovarios de Cordelia. Porque nosotros, en lo que somos expertos los españoles, es en soñar esto: que venga un Príncipe y nos salve de la miseria decapitándose él solo. Que todos los Príncipes de la historia de España se guillotinen sin intervenir el pueblo.

El peso de la corona y de todos los muertos que murieron y todos nosotros  que moriremos y todos aquellos, todos, absolutamente todos los españoles que morirán eternamente no por la corona sino para la corona, descansará pacíficamente sobre la cabeza del Príncipe de los ovarios no de Cordelia, sino de Letizia, Letizia, Letizia, Letizia, mujer mundana que traiciona  a su pueblo y se hace Princesa, Reina, jornalera de nuestra disfunción cerebral monárquica y parlamentaria.  Ninguna herencia la impulsa y ella decide ser Reina tan decidida como el Príncipe al que tampoco lo impulsa nada pues nace impulsado que de ello vive y se muere. Paradigma Letizia del servilismo: mujer que muere por, para y con la Corona, siendo ella plebeya que podría morir ni por ni con, sino solo para la Corona. Plebeya ella y trabajadora del, por y para el pueblo. Las capas de traición que Letizia traspasa día tras día son ya infinitas y se enredan laberínticamente como pasillos de Zarzuela en los que ella misma Letizia va desapareciendo.

Porque Letizia no lleva este peso de la traición sin trabajo. Letizia está desapareciendo. Letizia, la mujer menguante, traidora de su pueblo. Traidora a sus hermanas, se somete al poder del Rey. Letizia, la que sube a los estratos azules de la corona y se convierte en la cenicienta sin hora de llegar a casa. Sin perder su zapatito de cristal como sí lo pierde Cordelia. Letizia nos abandona por un Príncipe sin ovarios que a su vez la mezcla en el liquido azul y la desaparece delante de nuestros ojos plasmados sobre pantallas infinitas,  infinitos nuestros ojos repitiéndose para siempre.

Ellos dos, nuestros nuevos y flamantes Reyes de España traspasando triunfales la Era de la reproducción infinita.

Pero el Príncipe por más que quisiese, está atrapado y por no salir de la madriguera y enfrentarse al trono, se Corona y sucede a su padre en el gremio como todas y todos queremos que lo haga. Porque ha nacido para reinarnos. Ha nacido ya hecho y ya dicho, ya vivo y ya puesto. Ha nacido un Rey. El Rey de los españoles. Un Rey que muere Rey. El Príncipe, que le llena de orgullo y satisfacción ser Príncipe y luego ser Rey, obedece todas las órdenes que llegan de arriba y todas las órdenes que llegan del pueblo.  El Rey de España y nosotros los españoles encumbramos al Príncipe como capataz del Estadísimo. El Príncipe que enorgullece y satisface a propios y a mundanos jugando a la rebelión desde el sofá de palacio, casándose con una plebeya y morreándose de ella delante de todos los españoles como si Su Alteza  fuese una persona normal. El Príncipe que juega a desobedecer y sonríe travieso, casi pícaro, con el farol en la mano y el as en la manga. El Príncipe, el mejor jugador porque desfila delante de todos los españoles y a cada paso se derrota hacia su coronación. El Príncipe que esconde sus valores y sus virtudes fascistas y expone su defensa de los animales con reverencia hacia los españoles descolmillados. El Príncipe libertino, impotente, fresco y disexualizado. El Príncipe que nos entiende y se sublima en su propia apoplejía divina, infinita. El Príncipe que nació agachado de tan alto que era, agacha de nuevo la cabeza para perpetuar la victoria de la Corona sobre los  hombros de los españoles que agachan a su vez, en coro, sus cabezas, y degollados juegan a una Revolución Francesa reversa.  El Príncipe, nacido y entrenado en masturbación con iconografía principesca, sublimado en su negación como individuo, nos llevará adelante hacia la gran promesa final. Todos juntos de la mano de nuestro nuevo Rey.

Testament, de She She Pop descarga sobre el público el acuerdo inter-generacional que nunca ocurrió y nunca ocurrirá pero que es infinito, divino. Lo descarga como una losa dolorosa.  Abandona Cordelia la rueda sucesoria y se desvirtúa y se aniquila para descolgar a su padre, el Rey Lear, en la locura. She She Pop rescata a sus padres y los entierra usando sus propios cuerpos como tierra vertida sobre ellos en dulces te quieros. Porque se pueden querer y pueden querer matarlos a la vez. El Príncipe no se esconde sino que se nos muestra y nos insulta con su ahondamiento en la cadena dinástica sin concebirnos, sin abrirse las venas como soñamos todos los españoles desalmados por la idea monárquica.  Merece el Príncipe romper el acuerdo inter-generacional. Merece aposentarse en el regazo de su padre y sofocarlo con una almohada Real y deshacer su acuerdo. Y como comentaban unos ingleses tras ver Testament de She She Pop  con unas pintas en las manos en un pub guarro de la esquina de Totenham Court Road, helados por la noticia de la abdicación de nuestro Rey, soñando ellos con el derrocamiento de Buckingham Palace, decían animados que se vaya la reina, que se vaya, y no solo que se vaya, que deje todas sus pertenencias atrás, que se quede en nada más de lo que es, una vieja chafada, – Londres será, contra el discurso pragmático de los pro-monárquicos ingleses, que como argumento en defensa de su monarquía  hablan del flujo de dinero turístico que proporciona a la nación, una ciudad mucho más turística cuando las ruinas de Buckingham Palace proporcionen el morbo actualizado, contemporáneo, que necesita el pueblo llano turista eterno –  que se vaya,  que no se lleve nada y que devuelva todo lo que nos ha usurpado. Nunca hemos acordado nada.

Manchester, 11 de junio  de 2014.  00:21 horas

Posted in Uncategorized | Tagged | 2 Comments

Homenaje al Idiota

Hola Teatron!

Estamos ultimando Homenaje al Idiota en el Adriantic estos dias.
En el último año hemos ido pasando por una serie de residencias. En enero de 2013 como proyecto dentro de Liminal Gr, en octubre 2013 Kulturfabrik (Luxemburgo), esta semana en el Adriantic con la colaboración de Pablo Gisbert como asesor dramatúrgico.

Ahora ya estamos a puntito de estrenar. El jueves en Antic Teatre.

Nos encantaría veros ahí.

Os dejo un trailer y un poco más sobre el trabajo:

Trailer:

Dirección y dramaturgia: Soren Evinson
Intérpretes: Bernat de Gispert y Soren Evinson
Asesor dramatúrgico: Pablo Gisbert
Producción: Antic Teatre, Liminal Gr, Kulturfabrik, Independent Little Lies, Jordi de Gispert y Gloria Ruches

A finales del siglo pasado Lars Von Trier reclamó la figura del idiota como posición política. La incapacidad de presentarse en la esfera pública es una de las definiciones del idiotismo. Pero actuar conscientemente como un idiota es insultar y subvertir nuestra identidad social y política. Escoger ser un idiota es clamar contra la comercialización de nuestra vida íntima. Dos performers, uno con discapacidad física y mental y el otro aparentemente normal, se encaran al idiotismo bajo este test escénico absurdo, tonto, imbécil y cargado de entusiasmo inútil. Público y performers estarán irremediablemente condenados a probar sus inteligencias. Este espectáculo no pretende hacer teatro social, ni reclama un espacio para los discapacitados ni nada de todo eso. Estos dos vienen aquí a hacer cosas estúpidas, y en ningún momento pretenden perder la seriedad del tema.

FECHAS: 13, 14, 15 y 16 de Marzo de 2014
HORAS: 21h (Domingo a las 20h)
LUGAR: Antic Teatre c/ Verdaguer i Callís 12, Barcelona
DURACIÓN: 60 min. aprox.
PRECIO: 6€

Posted in Uncategorized | Leave a comment