Preparando el Paraíso. Días 2 y 3

Ayer no escribí nada porque mandé el ordenador al mecánico. Ya no puedo grabar cds ni dvds, pero el arreglo era más caro que el servicio que hoy en día hace una grabadora en el portátil.  Me parece inconcebible que en nuestra era digital todavía haya festivales escénicos en este país, tan apegado a las tradiciones,  que pidan una grabación en dvd, más un dvd de datos con dossier, ficha técnica y prensa de la propuesta, más todo lo anterior impreso y por correo postal, sólo por correo postal. Luego  para decirte que no, te mandan un mail genérico diciendo que tu propuesta es muy interesante, como la de todas las que han quedado fuera. A veces no te mandan nada.

Antes de ayer casi se cae el cielo, una lluvia y una oscuridad que metía miedo y que me hizo estar todo el día pensando en metáforas sobre apocalipsis, cambio climático, la extinción de los corales y el deshielo. Y es que ha sido un invierno tardío pero muy frío y húmedo en Compostela. Hoy hace un día con una temperatura inaudita y un cielo despejado que parece que levanta un poco el ánimo. Me he levantado temprano y
he ido a recoger mi portátil y, de paso, al banco a quitar una orden de impago a vodafone ya que he conseguido que la permanencia me la pague orange. Luego el debate de cómo le explico yo a los del banco de qué vivo para que me quiten las comisiones trimestrales. ¿Tienes nómina? no, ¿eres autónoma? no, ¿tienes ingresos? a veces. Me acaban de dar una ayuda para preparar una pieza teatral, eso cuenta? no. Vamos que llorando y mamando lo que se puede. Buena frase para lo que sigue.

Después me he comprado un pastel de cabello de ángel y un croissant de chocolate en el Flor y nata, una confitería compostelana de obligada visita a las 5 de la mañana en mi época universitaria y dorada en el Colegio Mayor Rodríguez Cadarso. Antes de acostarnos, mis noctámbulos amigos y yo teníamos la tradición de ir a por unos croisanes calientitos de chocolate.

Y luego me he tomado un café en la terraza de mi cafetería preferida  en Galeras, leyendo El País, donde Paz Vega dice que palante como los de Alicante que la vida no es un viaje de ida y vuelta a Estados Unidos, sino que son ciclos. Luego he visto los diagramas de la chilena de Cristiano y he leído sobre su sindrome de Benjamin Button , lo cual ya me parace para darle una del revés y otra del derecho, que no lo agunto yo al Cristiano. ¡Y cómo no! la disertación sobre la mala relación de la reina con la reina Letizia que no es de raza pero la denominan la metareina y que no entiendo muy bien qué viene significando. Todo muy trivial en mi investigación de hoy pero he admirado el paisaje.

 

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.