Preparando la Residencía Paraíso. Día 1

Lunes 2 de abril del 2018

Investigación pre-residencia Paraíso.

picasion.com
Me levanto con muy mala leche, detonada por un deshumidificador encendido en una habitación con la ventana abierta.

Me enfado otra vez porque han cerrado otra habitación con llave después de las doce de la mañana, que es la hora de salida, para que me de tiempo a preparar la habitación antes de la nueva entrada a las 13: 00. Hoy no hay huéspedes en esa habitación, con lo cual no tengo prisa. Me enfado igual por la descortesía de no preguntar si debían dejar la habitación a su hora. Me enfado porque doy por hecho que deberían leerse los detalles de la reserva, hora de entrada, de salida, así como tiempos máximos permitidos en el uso del baño. Duchas de no más de diez minutos, por favor.

Para esta investigación miro las actualizaciones del facebook y me encuentro una publicación promocionando el trabajo de Silvia Zayas. Le doy al link y miro el video. Es un promocional de su próximo bolo en el Antic Teatre el 13, 14 de abril. Días que casualmente tenemos bolo de proxecto pank Manuel y yo en un casa de microteatro en Compostela llamado La Regadeira de Adela. Me gusta el promo de su pieza Parallax, intenta hacer una analogía de su mecanismo escénico en la pieza, pero en formato video promocional. Luego veo una entrevista que le hacen en Cultura Ficción de León (https://vimeo.com/27998839) donde afirma que por el momento no tiene interés de volver a León para vivir, aunque sí estaría interesada en realizar proyectos con la Ciudad. También señala que muchas veces le ofrecen trabajo sin cobrar en León porque es de allí, mientras los que vienen de fuera cobran. Después me veo el teaser de Parallax (https://vimeo.com/162564835) y entonces me doy cuenta que el promo es muy acertado ya que la pieza activa un mecanismo cinematográfico donde ella es la cicerone de la luz y el sonido para recrear la historia de un Puente que derrunbaban cada día para minar la moral de los otros. Los contrarios. En el promo da información de su trabajo usando mecanismos visuales y sonoros que ilustran muy bien el juego propuesto en la pieza.

Vuelvo al facebook y veo otra publicación anunciano el nuevo espectáculo de la Tristura en Los teatro del Canal: Future Lovers (http://www.tea-tron.com/murotron/blog/2018/03/30/future-lovers/)

De su sinopsis rescato esto porque tiene algo de mis intenciones: La tristura trata de desdibujar los límites de lo teatral y se cuestiona las fronteras entre ficción y documental, entre la presentación y la representación. Será el espectador quien decida entonces la posición desde la que interpretar lo que sucede en escena.

Más allá de esto la pieza parece plantear una reflexión en torno al uso y abuso de las nuevas tecnologias entre los jóvenes, nativos digitales. Me imagino que al dar por hecho su imagen digital no son tan contradictorios como yo en su uso y disfrute, tampoco sé si les generan la misma ansiedad que a mí todas estás supuestas herramientas de socialización. Las fluctuaciones de mi vida digital cuentan de alguna manera mi historia: la inseguridad que genera el silencio prolongado, la sensación de desaparición cuando posteas después de mucho tiempo y nadie te da me gusta. La indecision sobre si postear esa foto en la que me veo guapa -ya que no tengo nada que decir por lo menos que me respondan con likes a la pregunta de la niña del cuadro de velázqez en esa parodia youtubiana: entonces,   yo soy guapa?

Hoy el menu consistirá en merluza del cabo al vapor con brecol y patatas. Todo regadito con aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío.

Después de una pausa para preparar la comida leo un artículo en Teatron sobre un proyecto donde anotan cosas como esta: No estamos desconectados, al revés, yo siento una comunidad, mucha gente pensando parecido que podrían articular cosas muy potentes, el problema es que no tenemos ni se nos da el tiempo y el espacio para ello. (http://www.tea-tron.com/mambo/blog/2018/04/01/nyamnyam-una-obra-existe-por-el-hecho-de-contarla/).

Nyamnyam es el colectivo formado por Iñaki Álvarez y Ariadna Rodríguez, que parece estar muy activo en Barcelona y donde cuentan que ahora salen más de casa a trabajar porque tienen dos niños y el espacio ha sido colonizado por ellos.

La propuesta de la que hablan en el artículo, Air Pur, me resulta compleja cuando lo leo y no sé muy bien de qué va. Lo denominan exposición sobre los objetos de una película de René Clair: En la vitrina intentamos que los objetos generen una película. Muy complejo.Ya que en realidad esa película nunca se hizo, solo trabajaron dos tardes en ella…: Lo típico, película inacabada por culpa de la Segunda Guerra Mundial. Así con todo empiezo la búsqueda, y me encuentro con el cartel original de la película de 1939 donde la productora dice que se estrenará en octubre. Lo compro, y a partir de entonces mi obsesión es ir encontrando más información e ir comprando cosas por internet.

Siempre miro con cierto recelo las piezas basadas en temáticas con cierto regusto pedante donde se hace un homenaje a cierto artista increíble y a sus logros o fracasos, con ese fetichismo escénico, dándole demasiada importancia a las cosas. Sin desmerecer que luego la pieza esté bien. Puede que sea porque a mi no se me ocurre partir de esos detonantes, sí que hay inspiraciones que no puedo eludir de los trabajos que he visto pero estoy demasiado ocupada conociéndome, aceptándome y desarrollando mi vital carrera. Me congratulo pensando que soy una creadora más de alma, aunque en estos momentos me considere atea.

Remiro los minutos finales de la serie Wild wild worl sobre los Rajneeshees de Portland y la que montaron, aunque no eran hippies sino materialistas alegres y abiertos a una sexualidad sin tapujos. El sentimiento comunitario parecido al que anhelamos en la creación contemporánea como único modo de sobrevivir a la soledad del fracaso. Después de aquello nadie en su sano juicio puede considerarse moderno.

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.