A medio camino entre el 2 y el 3

La mañana por la mañana es lo que sigue a todos los días.

Aquí estoy otra vez y hoy voy a componer un tema improvisando un rato. Eso es lo que voy a hacer. Abro el garage band. Es un trabajo que quiero continuar de masa madre y sal marina. Mi carrera en el mundo de la canción no ha hecho más que comenzar y puede que esto sea lo que sigue.

En primer lugar quiero aclarar que no estoy nada convencida del título de esta pieza. Es como una obviedad dentro de lo impredecible de la vida. Cuando me puse a pensar en hacer este solo me preguntaba todo el tiempo ¿qué es lo que sigue después de Masa madre+ sal marina? ¿Qué me indican las piedras del camino? ¿qué sería lo más orgánico hacer? ¿qué me pide el cuerpo? ¿tengo que hacerle caso al cuerpo? Estoy convencida de que todas mis piezas fueron lo que tuvieron que ser porque lo que hay es lo que está. He desechado ideas buenas solo porque no me apetecía trabajarlas. He intentado no sufrir en los procesos creativos, pero no lo he conseguido nunca, y es que el subidón y el bajón es lo que más deteriora el cuerpo de una artista, aunque la fluctuación de proyectos nos mantenga en el filo de la ilusión de vivir. Y aunque parezca una loba esteparia muchas veces mis amigos subliminalmente crean los proyectos porque pienso mucho en qué pensará tal o cual persona importante para mí. Muchas veces digo, si ven esto que estoy haciendo seguramente me perdonaran por mis ausencias. Por eso soy tan pesada con que vengan a verme. En este momento me planteo mostrar en las cosas que vaya haciendo una mejor versión de mí misma. Por eso echo tanta mierda en los procesos, tengo mucho moco dentro.

Hoy viene Manu a ver lo que he estado haciendo aquí sola con cuatro amigos que me he inventado con caras sonrientes. La verdad se conforman con poco, hay que ver lo que se ríen cuando como de mis tappers de casa como si nadie me estuviera viendo.

Soy muy impaciente, ya quiero montar una escenita para que Manu cuando la vea me diga: pues sí que te cundieron estos dos días…

¿Cómo empiezo? Hay dos cosas que he estado postergando desde hace tiempo. Una es hacer un videobook y otra seguir con mis pesquisas acerca de mis raíces.

Como la segunda me cuesta bastante he decidido hacer un videobook para lo que sigue. Ya basta de postergar mi carrera en el cine. Como he dicho estoy ahora en una inmersión musical, que es la estela de mi último proyecto con Manuel Parra, Masa madre + sal marina. Aún así, hay gente que dice que doy bien en cámara y que tengo que mandar un videobook a la gallega, que ya está bien de que todos los actores gallegos estén triunfando con Fariña y yo no,  y que aun por encima yo sea la única de Cambados, aunque mi acento sea más de Sanxenxo.

Esta entrada fue publicada en Teatro. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *