Delimitar un espacio y llegar lo más hondo posible

El Desenterrador es un proyecto con el que llevamos justo ahora un año trabajando.

Nuestro primer encuentro fue en el Festival Ingravid, en Figueras.

Un grupo de excavadores formado por Marie Pierre Devienne, Xavi Bobés, Laia Cabrera , Eudald Camps y yo misma (Sofía) hicimos un circulo y empezamos nuestra tarea, desenterrar palabras con palabras.
¿Pero qué son las palabras?
En primer lugar son aire, son sonido y por lo tanto articulación, en segundo lugar o al lado del primero son ritmo. Este aire como dijo Aristóteles es una phonée semantiquée, osea un aire con sentido (de significación).
Con lo cual, recapitulando, excavamos con palabras para encontrar significado, o llamemos-le de otra forma, para encontrar cosas. Y esas cosas están abajo donde está aquello común, porque no es de nadie y es que es de todos, parafraseando a Agustín García Calvo.

Si añadimos a la articulación del sonido  el ritmo, un ritmo interno en la propia configuración de la suma de sonidos, aparece el lenguaje. Este lenguaje podría ser música, (de hecho el lenguaje es música y la música lenguaje) pero en este caso el lenguaje entre otras posibilidades sirve para designar cosas: montaña, lápiz, amor, frío, cautela, hambre, nariz, pozo… también estados de animo, risa, llanto, dolor… también para hablar de las cosas, para decir que esa señora tiene una nariz muy grande… o que la última modificación de la ley sobre los fármacos para enfermos crónicos es injusta o del calor de los últimos días.
Estamos rodeados de cosas y necesitamos nombrarlas porque de ello se trata, no estamos solos.
Y por eso hablamos. No escribo de comunicación, sino de hablar. Para excavar necesito un grupo de gente que le apetezca la tarea, vamos con una palabra y para abajo, recogiendo como si ésta fuera un imán los sentidos que se acoplen a su forma.

En Figueres desenterramos la palabra obrar.

Del lat. “opera”, pl. neutral de “opus” gen. “operis” – “trabajo, labor” (compárese con el it. “opera”, fr. “oeuvre”) y éste del PIE *op- “trabajar, producir”. Se encuentran en otras lenguas indoeuropeas las siguientes palabras emparentadas: en sánscrito “apas-” – “trabajo, acto religioso”; en al. ant. “uoben” – “practicar”, de la cual deriva la palabra en al. mod “üben” con el mismo significado; en hol. “oefenen” – “practicar” y ang.saj. “æfnan” – “trabajar, hacer”.  * fuente: Etimología de la lengua española

Nos pareció que la  palabra obrar designaba el hecho de que se obra sobre “algo” ya que durante ese proceso, el de obrar, algo se transforma. Curioso que también se le llame obrar al cagar. También apareció su modo negativo que sería el malograrse, aquello que se obró se puede malograr. La figura del malogrado es aquel que no cumple lo que su destino previó para el.

La palabra hacer que viene del latín facer, faccere , facienda, hacienda se le antojó al grupo como más burguesa porque tiene que ver con el hecho de tener, los que hacen son los que tienen, y uno hace por hacer o no, puede hacer caca y hacer el amor, hacer el bien o el mal, hacer caso o no hacer nada.

Para obrar hace falta algo sobre lo que ejercer la acción. Aquel presidente obró mal (sobre los ciudadanos de aquel país), pero en cambio una tortilla de patatas se hace porque parece que obrar tiene algo que ver con crear.

Buscando posteriormente sobre la relación entre hacer y obrar me encontré con este artículo sobre Jacques Maritain estudioso de Tomás de Aquino, que habla de ello:

Maritain basó su pensamiento en el Tomismo, conservando sus principios y valores, actualizándolo en sus posibilidades. La escolástica establece que la inteligencia tiene funciones especulativas y prácticas.  Sitúa en el orden especulativo las facultades de la inteligencia, cuyo objetivo es el conocer.  Para el orden práctico se sirve del conocimiento para lograr una obra o una acción, así el arte se ubica en el orden práctico. El orden práctico se divide en el OBRAR Y HACER.  La obra es el uso de la libertad, dentro de la moralidad.  El hacer es la acción productiva conforme a las reglas y valores de la obra, buscando la perfección.

El arte se ubica en el hacer, es crear cosas capaces de emocionar el alma humana como una continuación de la creación de Dios. El ARTE es imprimir una idea en una materia, es una cualidad de orden intelectual, es una virtud del entendimiento práctico, que debe conducir al verdadero bien, con cierta perfección de espíritu.  El arte es ordenación de la razón, buscando los medios adecuados.  El sabio es un intelectual que demuestra,  el artista es un intelectual que obra. » El artista posee las leyes y no es poseído por ellas, no está obligado por ellas, sino que es él quién obliga, mediante ellas a la materia y a la realidad. En ocasiones el artista obrará contra las reglas, como si fuera por encima de ellas, según una regla más alta y un orden más escondido.

Osea, que según Maritain el hacer tiene que ver con la acción y el obrar con la materia. Pero en nuestro hacer artístico cuando me muevo obro sobre el espacio donde me estoy moviendo y cuando hablo obro sobre aquel que escucha. Porque obrar es poner el ojo o la mano en aquello que cambia mientras cambia.

El ethos

En nuestro segundo encuentro en Barcelona en el Centro El Graner, iniciamos la búsqueda a través de palabras que apelaban a la Ética y los Valores. ¿És posible escarbar el subsuelo para encontrar pureza, nobleza, plenitud, pudor?…

Según nos comenta Jordi Claramonte los valores son destilaciones de nuestros actos y nuestros actos no son siempre y cada vez nuevos sino que también se conforman por una repetición continua, no solo por la labor de nuestros padres, de la escuela y otros medios de formación y represión sino también por un patrón constitutivo que se va repitiendo. En lo alto, en lo cultural aparecen las diferencias, pero conforme vamos bajando esos patrones van apareciendo. Parece y esto es una intuición sin fundamento, que el principio generador fue el equilibrio. Sabemos que la materia sin ese principio es puro caos, y que tiende a la entropía. Sabemos que el orden en si tiende al aislamiento y que por lo tanto en todo organismo complejo el principio es ese equilibrio que se maneja entre el caos y el orden.

Más allá de eso el equilibrio es un principio que actúa garantizando la supervivencia.

Del equilibrio, a la justa medida.

 

El grupo base de excavadores lo conforman Tomàs Aragay, Sofía Asencio, Jaime Conde Salazar, Bárbara Sánchez y Silvia Zayas.

Hasta ahora han colaborado en esta investigación:

Marie Pierre Devienne, Xavi Bobés, Laia Cabrera , Eudald Camps, Tania Beyeler, Sarah Anglada, Fran Blanes, Maria Vera, Kike Salgado, Lluc Baños, Albert Grabulosa, laila tafur, Camila Cañeque, Alicia García, Laia Estruch Mata, David Pérez, Mª José Truco, Elina Rodriguez, Adriana Vázquez, Aidana María Rico Chávez, Alejandra Machuca, Carolina Balmaceda, Caterina Mora, Gaby Messuti, José Santiso, Lucia Disalvo, Luis Ortellado, Luna Acosta, Maia Mónaco, Marina Quesada, Verónica Meo Laos, Victoria Alcalá, Virginia Barcelona, Ygor Gama.        

Próximos Laboratorios:

*29/09/2014 al 11/10/2014
 Proklama nº2
Azala, La Sierra – Artium, Vitoria
*20/10/2014 al 01/11/2014
Mes de Danza. Sevilla
*21/11/2014 al 28/11/2014
Leal.Lav, La Laguna. Tenerife

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.