“Back to emotion”, Angela Lamprianidou, 16/2/2009, la casa de A. Lamprianidou

 

 Esta propuesta que se presentó en el IN de La Poderosa este último fin de semana resulta arrebatadoramente especial. No pude asistir al IN porque estaba actuando, pero tenía hora de antemano con Angela y este lunes tuve el privilegio de vivir con ella una experiencia única.

Resulta curioso porque yo también he estado ofreciendo una performance en mi casa estos días, pero no tenía ni idea de cómo se percibía desde el lado del espectador. Claro que en el fondo mi performance y la de Angela sólo tienen en común un contexto determinado. Y a pesar de eso creo que los dos sentimos que la performance en casa es un formato en si misma porque plantea una situación muy peculiar.

Llegas a casa de Angela y te recibe con gabardina y gafas de sol. Se muestra ruda y te sientes intimidado. Te guía alrededor de la casa y te ruega que recuerdes los espacios. Luego te da un reproductor de mp3 y te deja solo en una habitación. Lo que se quería un inicio abrupto se convierte en una situación progresivamente cómoda. Una de las mejores virtudes de esta performance es su sencillez. “Me gusta el vacío”, repite Angela a través de los auriculares en diversas ocasiones. Y es cierto, a menudo no ocurre gran cosa. Pero, por contraste, cuando algo sucede resulta electrizante.

¿Por qué? Porque estás a solas con ella. No puedes huir en la mirada reconfortante de otros espectadores que compartan contigo la experiencia. Y además juegas en un territorio desconocido que, para más inri, abriga toda la intimidad de la performer. La casa es el espejo del alma.

Lamprianidou elabora una sucesión inteligente de acciones que construye una relación progresiva entre espectador y performer. Esta estructura resulta intachable porque sortea muchos peligros que se podrían dar en un trabajo de este tipo. Más allá del frío recibimiento, no te sientes violentado y el todo fluye con armonía.

Los componentes de movimiento son bellos, minimalistas y están plenamente justificados. El espacio se aprovecha de forma excelente, ya sea a través de un espejo o sacando partido a la perspectiva del pasillo y a los recovecos que muestran y esconden a un mismo tiempo.

Al final te espera un cálido desenlace y la posibilidad de trabar una interesante charla con la coreógrafa. Puedo afirmar sinceramente que se trata de una de las experiencias escénicas más especiales que he vivido en los últimos años, así que os la recomiendo a todos. Si queréis poneros en contacto con Angela podéis enviarle un email a tschakom@hotmail.com . El precio es de 10 euros y la performance dura unos 40 minutos.

Esta entrada fue publicada en Crítico con peluca, General. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a “Back to emotion”, Angela Lamprianidou, 16/2/2009, la casa de A. Lamprianidou

  1. Pingback: 2ª “Noche salvaje”, Festival LP’09, 7 de marzo del 2009, CCCB at Quim Pujol: crítico con peluca

Los comentarios están cerrados.