Carta Elèctrica argentina núm. 2: de què fa una República amb els índígenes i del fotògraf RES

Publicado por María Bohigas en Cartes elèctriques, el blog de Club Editor.

—————————————-

Estampa porteña 2: res

Al registre civil es diu Raúl Eduardo Stolkiner però va triar de dir-se Res. Ha viscut sempre de la fotografia, des que la va descobrir fent fotos de carnet en un cuartucho a tocar dels tribunals de Córdoba (la d’Argentina) fins que s’ha convertit en un assagista visual reconegut, premiat i pensionat. La seva obra és una reflexió política en forma d’imatges començada a Mèxic, on va viure deu anys exiliat durant la darrera dictadura argentina.

Les fotos del Res tenen sempre alguna cosa de forense: registren i fan constar una brutalitat comesa, sovint però no sempre en l’àmbit de la vida col·lectiva. La sèrie Intervalos intermitentes és feta de parells de retrats de la mateixa persona abans i després d’un fet que la modifica: una intervenció quirúrgica, un combat de boxa, una emigració. La sèrie Necah (inicials de NO ENTREGAR CARHUÉ AL HUINCA, i el huinca som vostè i jo, els europeus vistos pels pobles d’Amèrica) també és feta de parells de fotos, aquesta vegada de llocs, abans i després: cap al 2000, quan els visita el Res, i el 1879, quan hi passava el fotògraf Antonio Pozzo seguint la tropa del general Roca en la campaña del desierto per unes terres que no tenien res de desert, ja que hi vivien maputxes, pampes, ranquels i tehueltxes abans de ser exterminats.
La gesta va tenir, al mateix moment de cometre’s, detractors que ja parlaven de crimen de lesa humanidad; el general Roca la justificava ben simplement: “A mi juicio, el mejor sistema para concluir con los indios, ya sea extinguiéndolos o arrojándolos al otro lado del río Negro, es el de la guerra ofensiva que fue seguida por Rosas que casi concluyó con ellos…” Roca no es va limitar a “arrojarlos al otro lado del Río Negro” sinó molt més al sud, enllà del riu Neuquén. En matèria de reserves índies la jove República argentina no va seguir el model dels Estats Units d’Amèrica: “las tribus no pueden, no deben existir dentro del orden nacional” (general Pico). Els habitants originaris van ser reduïts en esclavitud i deportats en ingenios i camps de concentració. A Buenos Aires van desfilar encadenats abans de ser confinats a la Isla Martín García, on la majoria d’homes van morir; les dones i els nens van sobreviure per mor del seu valor comercial: “ENTREGA DE INDIOS. Los miércoles y los viernes se efectuará la entrega de indios y chinas a las familias de esta ciudad, por medio de la Sociedad de Beneficencia”, anunciava El Nacional el 1879. El mateix diari descrivia l’escena en aquests termes:

Llegan los indios prisioneros con sus familias a los cuales los trajeron caminando en su mayor parte o en carros, la desesperación, el llanto no cesa, se les quita a las madres sus hijos para en su presencia regalarlos a pesar de los gritos, los alaridos y las súplicas que con los brazos al cielo dirigen las mujeres indias. En aquel marco humano los hombres indios se tapan la cara, otros miran resignadamente al suelo, la madre aprieta contra el seno al hijo de sus entrañas, el padre indio se cruza por delante para defender a su familia de los avances de la civilización[subratllat meu]

L’informe oficial de la comissió científica que acompanyava l’exèrcit al “desert” feia aquest balanç el 1881:

Es evidente que en una gran parte de las llanuras recién abiertas al trabajo humano, la naturaleza no lo ha hecho todo, y que el arte y la ciencia deben intervenir en su cultivo, como han tenido parte en su conquista. Pero se debe considerar, por una parte, que los esfuerzos que habría que hacer para transformar estos campos en valiosos elementos de riqueza y de progreso, no están fuera de proporción con las aspiraciones de una raza joven y emprendedora; por otra parte, que la superioridad intelectual, la actividad y la ilustración, que ensanchan los horizontes del porvenir y hacen brotar nuevas fuentes de producción para la humanidad, son los mejores títulos para el dominio de las tierras nuevas. Precisamente al amparo de estos principios, se han quitado éstas a la raza estéril que las ocupaba.

L’afany d’il·lustració de la jove raça explica sens dubte que al Museo de la Plata hi tinguessin, el 1885, la família del lonkgo Modesto Inakayal encadenada i exhibida al públic, abans que en morissin sis membres les ossamentes dels quals van ocupar una vitrina amb el cartell “razas salvajes que se extinguen”. Fins al 2014 (govern Kirchner), la comunitat maputxe-tehueltxe Pu Fotum Mapu no va aconseguir la restitució d’aquestes despulles; tres anys més tard (govern Macri) desapareixia el militant Santiago Maldonado en la repressió d’una protesta impulsada per la comunitat Pu Lof en Resistencia de Cushamen contra l’espoli de terres indígenes comès per la companyia Benetton.*  El cadàver de Santiago Maldonado va ser trobat al cap de mesos al riu Chubut; el jutge que instruïa la causa la va sobreseure ràpidament.
I tanmateix, una de les principals ciutats de l’est de la Patagònia (Puelmapu en la llengua dels maputxes), aixecada a les ribes del famós Río Negro, continua duent el nom del general Roca, així com les places i avingudes d’arreu del territori argentí sotmès a la neteja ètnica.

*

El nostre amic Res viu davant del parque Lezama, al lloc on figura que Pedro de Mendoza va fundar Buenos Aires i on es troba actualment el Museo Histórico Nacional amb relíquies d’uns quants generals i quadres adorables del soldat ras Cándido López. El seu taller d’artista ha hagut d’adaptar-se a l’aventura particular de fundar una família en temps de crisi: dues criatures esplèndides ocupen i agiten l’espai que el seu pare havia reservat en principi a les fotografies. L’import d’un premi important amb què comptava construir-se una casa a la Boca ja no serveix ni per posar-ne els fonaments, gràcies a un d’aquests antimiracles financers que fem veure que són fenòmens racionals. La Danila puja i baixa l’escaleta de cargol més vertical que he vist mai amb un marrec a coll i l’altre sota el braç: bruts a la pujada, polits i en pijama a la baixada. Sopem, xerrem —del merder argentí, del merder català, dels cometxingones que encara viuen en pobles molt aïllats de la Cordillera de Córdoba, de la Feria del Libro que acull aquests dies una gran delegació d’escriptors enviats en representació de Barcelona-ciutat-de-la-literatura, si bé un curiós sistema de quotes hi ha incorporat andorrans, valencians i mallorquins de llengua catalana barrejats amb barcelonins de llengua castellana de manera que no treus en clar què representen aquells seixanta (més val que sobri que no pas que falti) escriptors. En realitat, hem anat a veure el res al cap d’uns dies de coincidir a la Feria amb els mateixos companys que podríem trobar a la NoLlegiu o al CCCB; comencem a estar-ne fins al capdamunt, que ens perdonin els amics, d’inauguracions i sopars on no assisteixen més que els membres de la delegació. Preparem un viatge per respirar uns aires més ventilats; ¿a Entre Ríos, a Corrientes? El Res hi fica cullerada: a Jujuy. Hi té un conegut que li deixa una casa. Ens l’ofereix. Acceptem a l’acte: seguint la petja del res ja havíem conegut Traslasierra i el Teté de Los Hornillos, músic i arquitecta que ens va explicar el final de la història de l’Anselmo —això per a un altre capítol.
Al cap de dos dies agafem l’avió que ens porta a Jujuy.

Nota Bene: dos mesos després d’escriure aquesta carta vaig anar a veure Tierras del Sud, d’Azkona&Toloza, a l’Antic Teatre de Barcelona. Va de tot això. Aneu-ho a veure-ho per poc que en tingueu ocasió.

* Per primer cop en la història d’Argentina, una reforma de la Constitució reconeixia el 1994 “la preexistència étnica y cultural de los pueblos indígenas” i el seu dret a “la posesión y propiedad comunitaria de las tierras que tradicionalmente ocupan”. Vint anys més tard, el registre cadastral d’aquestes terres no havia arribat a censar-ne ni el 30% i ja els propietaris huincas impulsaven el desallotjament de les comunitats.

La Colección – Guinea Ecuatorial

Durante los años 1948 y 1959, el Museo Etnológico y Colonial de Barcelona llevó a cabo 4 expediciones a la antigua colonia de Guinea Española. Una colonia repleta de colonos catalanes entre curas, monjas, empresarios, científicos y militares. Una colonia fundada en territorio de los fang, los bubi y una larga lista de pueblos originarios.

Hasta el día de hoy todo el material de archivo gráfico y textual de esas expediciones ha permanecido inédito, guardado en los fondos del actual Museu Etnólogic i de Cultures del Mòn de Barcelona. Fotos, libretas, cartas personales, documentos de aduana o tickets de compra y venta de animales y materiales etnológicos. Un archivo de miles de documentos que dan cuenta del pasado colonial de la ciudad de Barcelona, del pasado reciente de la que fue la Metrópolis colonial de Barcelona. Si es que alguna vez Barcelona ha dejado de ser metrópolis.

Ahora, parte de ese material sale a luz solo por unas horas para transformarse en una intervención site-specific dentro del Festival Grec 2019. Una exposición viva abierta solo 2 horas en la que puedes llegar o marchar en el momento que quieras. Una exposición fotográfica de cuerpos presentes obligados a dar una imagen para la ciencia.

 

Aunque todo sea cutre la vida sigue.

Publicado por Revista Cítrica.

UNA PEQUEÑA BATALLA GANADA BENETTON.

Una de las mujeres mapuche absueltas cuenta en primera persona cómo vivió este juicio histórico que los medios silencian. La alegría por encontrar, aunque sea una vez, un poco de justicia en medio de una persecución que lleva años de dolores y muertes transmitidas de generación y generación.

Podríamos preguntarnos por qué Clarín y La Nación no le dieron importancia a la noticia, como tampoco otros medios “importantes” de la Patagonia.

Podríamos destacar algunos extractos del fallo de la jueza Carina Estefanía, que además de absolver a todos los integrantes de la Pu Lof, acusados por el empresario italiano Benetton y el gobierno de Chubut de abigeato y usurpación, también pidió que se investigue a fiscales, jueces y comisarios por una cantidad considerable de irregularidades en los procesos previos al juicio.

“Es una historia muy dolorosa que tiene que ver con nuestros bisabuelos, nuestros abuelos, nuestros padres, con nosotros mismos”.

Podríamos pedirle a periodistas y medios que hacen alarde de tener línea directa con el Ministerio de Seguridad qué opinan allí de este nuevo revés judicial, ya que esta causa era uno de los caballitos de batalla de Patricia Bullrich para instalar su insólita idea de “la RAM” y los “terroristas mapuches”. Hace apenas unas horas, al ser liberado Fausto Jones Huala, también se descartó la teoría del “enfrentamiento” que alentaba la funcionaria tan cercana a los designios de la embajada estadounidense respecto al asesinato por parte de los Albatros de Rafael Nahuel. Allí, también hubo silencio.

También podríamos profundizar en la declaración de Martiniano Jones, que se ocupó de destacar que este “es un festejo a medias, porque se hizo justicia a un precio muy alto. Tuvimos que tener dos muertos y de ellos no hay que olvidarse”. Y pidió por lo que aún falta: justicia por Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, y por tanta violencia que no es televisada pero cotidianamente hace mella en familias y cuerpos.

Podríamos hablar de todo eso y mucho más. Pero esta vez nos vamos a quedar con los abrazos de peñis y lamienes, y también con la imagen de ese abogado de Benetton y del poder transnacional, derrotado, cabizbajo, aunque sea una vez, aunque sea un ratito. Y con las palabras de Andrea Millañanco:

“Hoy es un buen día para el pueblo-nación mapuche. La realidad es que no nos esperábamos este fallo, teniendo en cuenta cómo se ha comportado históricamente la justicia con nosotros. No solo quedamos absueltos, sino que también se planteó una mesa de diálogo para llegar a algún acuerdo, que en realidad fue la primera demanda que se realizó desde la recuperación territorial; un diálogo serio y acorde para resolver este conflicto y que no traiga violencia, que fue todo lo que generó, porque desde el primer día la policía ingresó disparando con balas 9 mm.”.

“Planteamos cuestiones históricas, culturales, espirituales, antropológicas. Repasar nuestra historia no tan lejana es dolorosa, triste, es casi una tortura, porque hablamos sobre personas que fueron nuestros abuelos y bisabuelos, nuestros padres y nosotros mismos, quienes sufrimos parte de esa humillación, discriminación, por pertenecer a un pueblo originario. Fue doloroso ver gente del público que se conmovía llorando, porque son historias que se repiten a lo largo de todas nuestras familias, con respecto al despojo territorial, a engrosar los barrios más pobres de las grandes ciudades, a tener que ocultar nuestros orígenes, a la humillación, al engaño, el no comprender muchas cuestiones de la cultura occidental. A nosotros, que tenemos una cierta formación, se nos siguen escapando cosas. No me quiero ni imaginar cómo fueron engañados nuestros antepasados ante el lenguaje técnico judicial”.

“La complicidad y el poder que tiene Benetton acá en la zona. Cosas que suceden y que sucedieron a lo largo de la historia y todos miran hacia otro lado como si no pasara nada. Es mucha la indignación. Espero que la gente se fortalezca de todo esto, que tome valor para denunciar las cosas que pasan en la zona, para recuperar los territorios. Es difícil y duro, pero es lo justo. Me refiero a creer que otras formas de vidas y de vínculos son posibles”.

“Necesitamos volver a valorizar lo nuestro. Necesitamos volver a creer que una vida como mapuche es una vida digna. Tenemos que podernos salir de esta naturalidad en la que nos impusieron, la de tener que esclavizarnos para mantener este sistema capitalista. Ojalá que sirva para eso, y también es una reivindicación a todos esos abuelos que sufrieron todo lo que han sufrido. Por eso es que es un logro y una pequeña batalla que ganamos todos, y que es para todos”.

“Necesitamos animarnos a cuestionar lo que nadie cuestiona, el orden preestablecido, que no es lo más justo para todos. También se demostró que el pueblo mapuche está cansado de poner la otra mejilla. Se cansó de ser oprimido y silenciado a lo largo de la historia, una historia que nadie quiere escuchar. Y que todos niegan. No se respeta a un pueblo que fue sacrificado en virtud del crecimiento de este Estado. Y eso es lo que no quieren escuchar”.

“La jueza reconoció que el Estado no tiene los instrumentos necesarios ni acordes dentro de las instituciones para poder abordar las demandas de los pueblos originarios,y que es necesario que se establezca otra forma. La vía represiva o penal no es la forma en la cual se deben afrontar estas situaciones. Esto es una expresión de que hay una urgencia por parte de las comunidades de que sean escuchadas y que realmente se logre un avance en el conflicto territorial. Para mí es un alivio que nos trae un poco más de calma para poder estar tranquilos, sabiendo que no va a caer un allanamiento en cualquier momento con cualquier excusa. Poder proyectarnos un poco más hacia adentro. Eso sí, nunca bajando la guardia, porque ya sabemos cómo fue a lo largo de los años”.

“A pesar de todo esto, hubo muchas cosas que salieron a la luz, cosas que aquí en la sociedad de Esquel todos miran para un costado y nadie dice nada. Sabemos que los terratenientes tienen poder e influencias, y tarde o temprano para quien se atreve a desafiarlos tiene costos. A la Pu Lof le trajo costos; tiene el costo de la persecución, de la represión, de la judicialización, de la muerte como fue el asesinato de nuestro compañero Santiago Maldonado, como el asesinato de Rafael Nahuel. A pesar de todo eso, hemos sabido llevar adelante y afrontar la hostigación que vivimos día a día, y que por suerte, desde este momento, ya no vamos a tener que estar tan preocupados por las noches, mientras dormimos en Pu Lof porque vayan a querer ingresar los grupos paramilitares que tiene Benetton. Esperemos que eso se termine. Esperemos”.

Ollas Comunes

Este domingo hacemos una cosa muy especial dentro del Festival Sâlmon. Le hemos llamado OLLAS COMUNES y es la segunda versión de Tierras del Sud.

Y como no nos justa estar solas esta vez estaremos acompañadas por la familia nyamnyamJessi TiritiriRosalía ZanónAndrea Paz y Equipo.

Empezaremos a las 11 de la mañana en el MNAC con un mini taller de construcción de playgrounds para familias, un recorrido sonoro por la colección del museo y un podcast en vivo mientras recorremos Puel Mapu.

Y cuando llegue la hora del hambre nos iremos todas juntas al Mercat de les Flors a comer bajo el sol. La idea es que traigas alguna cosa para echar a la olla y poder cocinarlo junto a lo que hayan traído los demás. Da igual lo que sea y la cantidad que traigas. El vino, las tortillas fritas y el merken lo podremos nosotras.

Y luego unos mates y unos cafés para seguir la charla y el viaje.

La entrada son 12€. Las niñas y niños no pagan hasta los 16 años.

Te estaremos esperando!!!

Más información y reservas:
https://salmon-dance.com/es/fitxa/azkona-and-toloza-27-ene/

Estrategias callejeras – Workshop

Desde hace unos meses el amigo Pedro Bennaton (que no Benetton), de la compañía brasilera ERRO Grupo, realiza un postgrado en Barcelona de la mano de Manuel Delgado. Y ahora, como parte de esto, ha planificado un workshop basado en la creación de situaciones callejeras en el marco del Casc Antic de Barcelona.

Situacionistas, invisibles, boalistas y demás callejeros invitados quedáis!

Y además es gratis.

Más info en: erro@errogrupo.com.br

Llegamos a Puelmapu.

TIERRAS DEL SUD, es un proyecto de Azkona & Toloza.

Dramaturgia:Txalo Toloza-Fernández.

Coreografía: Laida Azkona Goñi.

Intérpretes: Laida Azkona Goñi y Txalo Toloza-Fernández.

Voces: Sergio Alessandria, Agustina Basso, Conrado Parodi, Gerardo Ghioldi, Daniel Osovnikar, Sebastián Seifert, Rosalía Zanón y Marcela Imazio.

Asistencia de dirección: Raquel Cors.

Banda sonora original y diseño del espacio sonoro: Juan Cristóbal Saavedra.

Diseño de luces: Ana Rovira

Diseño audiovisual: MiPrimerDrop.

Diseño espacial: Juliana Acevedo y MiPrimerDrop.

Construcción:  Lola Belles, Mariona Signes y RotorFab-Espai Erre.

Estilismo: Sara Espinosa.

Coordinación del proceso de investigación: Leonardo Gamboa Caneo.

Selección musical: Marcelo Pellejero.

Diseño de producción: Elclimamola.

Con la colaboración de Sònia Gómez, Maite Garvayo, Ángela Fernández, Orlando y Jaime Carriqueo, Gerardo Ghioldi y Daniel Osovnikar.

Tierras del Sud es una coproducción de Antic Teatre, Festival TNT y Azkona& Toloza.

Con el soporte de iberescena, Caja Navarra y Gobierno de Navarra.

Con la colaboración de Teatro Gayarre, El Graner – Centre de creació, La Caldera, Azala Espazioa , Instituto Patagónico de las Artes, L’Estruch de Sabadell, y Biblioteca Popular Osvaldo Bayer de Villa La Angostura.