Archivo del Autor: Txalo Toloza

Manifiesto. Hablo por mi diferencia. Pedro Lemebel.

No soy Pasolini pidiendo explicaciones
No soy Ginsberg expulsado de Cuba
No soy un marica disfrazado de poeta
No necesito disfraz
Aquí está mi cara
Hablo por mi diferencia
Defiendo lo que soy
Y no soy tan raro
Me apesta la injusticia
Y sospecho de esta cueca democrática
Pero no me hable del proletariado
Porque ser pobre y maricón es peor
Hay que ser ácido para soportarlo
Es darle un rodeo a los machitos de la esquina
Es un padre que te odia
Porque al hijo se le dobla la patita
Es tener una madre de manos tajeadas por el cloro
Envejecidas de limpieza
Acunándote de enfermo
Por malas costumbres
Por mala suerte
Como la dictadura
Peor que la dictadura
Porque la dictadura pasa
Y viene la democracia
Y detrasito el socialismo
¿Y entonces?
¿Qué harán con nosotros compañero?
¿Nos amarrarán de las trenzas en fardos
con destino a un sidario cubano?
Nos meterán en algún tren de ninguna parte
Como en el barco del general Ibáñez
Donde aprendimos a nadar
Pero ninguno llegó a la costa
Por eso Valparaíso apagó sus luces rojas
Por eso las casas de caramba
Le brindaron una lágrima negra
A los colizas comidos por las jaibas
Ese año que la Comisión de Derechos Humanos
no recuerda
Por eso compañero le pregunto
¿Existe aún el tren siberiano
de la propaganda reaccionaria?
Ese tren que pasa por sus pupilas
Cuando mi voz se pone demasiado dulce
¿Y usted?
¿Qué hará con ese recuerdo de niños
Pajeándonos y otras cosas
En las vacaciones de Cartagena?
¿El futuro será en blanco y negro?
¿El tiempo en noche y día laboral
sin ambigüedades?
¿No habrá un maricón en alguna esquina
desequilibrando el futuro de su hombre nuevo?
¿Van a dejarnos bordar de pájaros
las banderas de la patria libre?
El fusil se lo dejo a usted
Que tiene la sangre fría
Y no es miedo
El miedo se me fue pasando
De atajar cuchillos
En los sótanos sexuales donde anduve
Y no se sienta agredido
Si le hablo de estas cosas
Y le miro el bulto
No soy hipócrita
¿Acaso las tetas de una mujer
no lo hacen bajar la vista?
¿No cree usted
que solos en la sierra
algo se nos iba a ocurrir?
Aunque después me odie
Por corromper su moral revolucionaria
¿Tiene miedo que se homosexualice la vida?
Y no hablo de meterlo y sacarlo
Y sacarlo y meterlo solamente
Hablo de ternura compañero
Usted no sabe
Cómo cuesta encontrar el amor
En estas condiciones
Usted no sabe
Qué es cargar con esta lepra
La gente guarda las distancias
La gente comprende y dice:
Es marica pero escribe bien
Es marica pero es buen amigo
Súper-buena-onda
Yo no soy buena onda
Yo acepto al mundo
Sin pedirle esa buena onda
Pero igual se ríen
Tengo cicatrices de risas en la espalda
Usted cree que pienso con el poto
Y que al primer parrillazo de la CNI
Lo iba a soltar todo
No sabe que la hombría
Nunca la aprendí en los cuarteles
Mi hombría me la enseñó la noche
Detrás de un poste
Esa hombría de la que usted se jacta
Se la metieron en el regimiento
Un milico asesino
De esos que aún están en el poder
Mi hombría no la recibí del partido
Porque me rechazaron con risitas
Muchas veces
Mi hombría la aprendí participando
En la dura de esos años
Y se rieron de mi voz amariconada
Gritando: Y va a caer, y va a caer
Y aunque usted grita como hombre
No ha conseguido que se vaya
Mi hombría fue la mordaza
No fue ir al estadio
Y agarrarme a combos por el Colo Colo
El fútbol es otra homosexualidad tapada
Como el box, la política y el vino
Mi hombría fue morderme las burlas
Comer rabia para no matar a todo el mundo
Mi hombría es aceptarme diferente
Ser cobarde es mucho más duro
Yo no pongo la otra mejilla
Pongo el culo compañero
Y ésa es mi venganza
Mi hombría espera paciente
Que los machos se hagan viejos
Porque a esta altura del partido
La izquierda tranza su culo lacio
En el parlamento
Mi hombría fue difícil
Por eso a este tren no me subo
Sin saber dónde va
Yo no voy a cambiar por el marxismo
Que me rechazó tantas veces
No necesito cambiar
Soy más subversivo que usted
No voy a cambiar solamente
Porque los pobres y los ricos
A otro perro con ese hueso
Tampoco porque el capitalismo es injusto
En Nueva York los maricas se besan en la calle
Pero esa parte se la dejo a usted
Que tanto le interesa
Que la revolución no se pudra del todo
A usted le doy este mensaje
Y no es por mí
Yo estoy viejo
Y su utopía es para las generaciones futuras
Hay tantos niños que van a nacer
Con una alita rota
Y yo quiero que vuelen compañero
Que su revolución
Les dé un pedazo de cielo rojo
Para que puedan volar.

La ciudad. Poema 48. Gonzalo Millán.

“Poema nº 48”, de Gonzalo Millán.

El río invierte el curso de su corriente.

El agua de las cascadas sube.

La gente empieza a caminar retrocediendo.

Los caballos caminan hacia atrás.

Los militares deshacen lo desfilado.

Las balas salen de las carnes.

Las balas entran en los cañones.

Los oficiales enfundan sus pistolas.

La corriente penetra por los enchufes.

Los torturados dejan de agitarse.

Los torturados cierran sus bocas.

Los campos de concentración se vacían.

Aparecen los desaparecidos.

Los muertos salen de sus tumbas.

Los aviones vuelan hacia atrás

Los “rockets” suben hacia los aviones.

Allende dispara.

Las llamas se apagan.

Se saca el casco.

La Moneda se reconstituye íntegra.

Su cráneo se recompone.

Sale a un balcón.

Allende retrocede hasta Tomás Moro.

Los detenidos salen de espalda de los estadios.

11 de Septiembre.

Regresan aviones con refugiados.

Chile es un país democrático.

Las fuerzas armadas respetan la constitución.

Los militares vuelven a sus cuarteles.

Renace Neruda.

Vuelve en una ambulancia a Isla Negra.

Le duele la próstata. Escribe.

Víctor Jara toca la guitarra.

Canta

Los discursos entran en las bocas.

El tirano abraza a Prat.

Desaparece.

Prat revive.

Los cesantes son recontratados.

Los obreros desfilan cantando

¡Venceremos!

Carta a Bolsonaro – Madrid amazónico

Amazonas, 2 de enero de 2019.

Señor Presidente,

Ya hemos sido diezmados, tutelados y hemos sido víctimas de la política integracionista de los gobiernos y del Estado Nacional Brasileño. Y por eso, venimos en público, a afirmar que no aceptamos más políticas de integración o más políticas de tutela. Este país llamado Brasil nos debe una deuda impagable, señor presidente, por todo lo que ya se ha hecho en contra de nuestros pueblos. 

 Nuestro modo de vida es diferente. Y no estamos en contra de quien opte por un modelo económico occidental, capitalista. Pero nosotros tenemos nuestra forma propia de vivir y organizarnos en nuestras tierras y tenemos nuestra propia forma de sostenibilidad. Por eso, no aceptamos ni el desarrollo, ni un modelo económico hecho de manera excluyente, que apenas beneficia nuestros territorios. 

No estamos en zoológicos, señor Presidente, estamos en nuestras tierras, en nuestras casas, como tú. Somos personas, seres humanos, tenemos sangre como tú. Nacemos, crecemos, procreamos y después morimos en nuestra tierra sagrada, como cualquier ser humano sobre esta tierra. 

Por lo tanto, señor Presidente de la República Jair Mesias Bolsonaro, considerando la política de diálogo de su gobierno en la democracia, los líderes indígenas estamos listos para el diálogo, pero también estamos, preparados para defendernos.

Marcos Apurinã, Bonifacio Jose y André Baniwa.

Líderes indígenas del Río Purús y del Alto Río Negro.

#LaColección. Mirada Colonial.

“Aún si la persona fotografiada estuviese hoy completamente olvidada, aun si su nombre hubiese sido borrado para siempre de la memoria de los hombres –y a pesar de esto; es más, precisamente por esto-, esa persona, ese rostro exigen su nombre, exigen no ser olvidados.”

GIORGIO AGAMBEN, Profanaciones, 2005.

 

La Colección, caja de herramientas documentales es una publicación-performance que bucea en el pasado colonial de España, centrando su atención en la ex colonia franquista de Guinea española, la actual Guinea Ecuatorial. Una colonia y un país, construidos por el poder de Europa sobre la tierra de bubis, fangs, igbos, bakas, bengues o anabonenes.

 

Y para hacerlo, La colección se adentra en los archivos gráficos, nunca publicados, del antiguo Museo Etnológico y Colonial de Barcelona. Centenares de fotos, cartas y libretas de apuntes que dan cuenta de la mirada colonial que durante siglos ha marcado la forma que Europa ha visto y organizado el mundo.

 

Centenares de fotografías etnográficas, nacidas bajo el alero de las expediciones científicas coloniales, que en muchos casos son prueba clara de las barbarie colonial que Occidente desplegó y despliega por el mundo.

 

Rostros, cuerpos y nombres, que hoy más que nunca, exigen ser escuchados.

 

 

De Lazaro Rodríguez a Jérôme Bel. Carta abierta.

Luego de un año, pensando sobre ello, Lázaro Rodriguez, miembro de la compañía mexicana Lagartijas Tiradas al sol, escribió y publicó una carta abierta dirigida al coreógrafo francés y padre de la No danza, Jérôme Bel. Y lo hacía a raíz de la decisión del coreógrafo de no volver a coger un avión para presentar su trabajo apelando a la huella ecológica que dichos desplazamiento producían. 

Gran tema.

Pocos días después, Jerome Bel respondía a Lázaro a través del perfil de Facebook del mexicano. 

Esta es la carta. Estas las respuestas cruzadas.

Quedan abiertos los comentarios. 

Por cierto, ya veréis que uno sea francés y otro mexicano no es un tema baladí.

Por cierto dos, os recomiendo encarecidamente revisar cada cierto tiempo el blog de Lázaro.

———————

Carta abierta a Jerome Bel

Estimado Jerome,

Hace un tiempo alguien me contó una historia que más o menos iba así:

Un grupo de científicos estaban rastreando la migración de una especie de aves. Llevaban algún tiempo notando ciertas anomalías en sus recorridos, una parte importante de la parvada se detenía en una isla y no completaba su ruta. Esta parada ponía en riesgo a la especie en su conjunto.

Los científicos no entendían qué pasaba, hasta que descubrieron que una mujer de unos 70 años que vivía en la isla estaba alimentando a las aves y eso hacía que se quedaran ahí. Hablaron con ella y le pidieron que dejara de darles comida a las aves. Ella aceptó.

Pero a la siguiente temporada migratoria las aves se volvieron a detener ahí y los científicos notaron que la mujer seguía dándoles alimento. Cuando la confrontaron ella les confesó que su marido tenía alzheimer y que el único momento en que él volvía al presente era cuando las aves llegaban, era el único momento en que podían vivir algo juntos.

¿Cómo se convence a alguien de que su interés personal no puede estar por encima de un interés mayor?

Al principio fue el verbo

Cuando escuché, hace más de un año, sobre tu campaña en contra de los viajes en avión dentro del performance art field me acordé de esta historia. Me sentí interpelado y me pareció admirable tu impulso por plantear este tema dentro de nuestro campo.

Pasó el tiempo

Tus propuestas se quedaron dando vueltas en mi cabeza, no de una manera pacífica, sino acompañadas de un sentimiento de incomodidad. Hice algunas notas en mi diario y me olvidé del asunto. En los siguientes meses, de vez en cuando, el algoritmo de facebook me dejaba ver algún post tuyo y volvía a pensar en tu campaña. Hasta que una amiga me preguntó qué pensaba de tu propuesta y decidí concentrarme en esto, ordenar mis ideas y compartir contigo mis pensamientos.

Lost in translation

Así que este texto es una reacción a ideas tuyas que he leído en redes sociales y en algunos artículos. Esta información me llegó algunas veces en Inglés y otras en español traducidas del francés via google, así que pienso que entiendo lo central de la propuesta, pero estoy seguro que hay detalles y colores que me estoy perdiendo.

My own private idaho

Me parece que tu propuesta merece ser discutida con seriedad y para eso tenemos que pensar las complejidades que entraña. Pareciera que lo que comenzó como una decisión personal de “no viajar tu trabajo en avión” transitó a un llamado más general y ambicioso al performance art field. Algo así como:  “el campo de las artes escénicas tiene que cambiar drásticamente sus hábitos para reducir su huella de carbono. Necesitamos dejar de tomar aviones y buscar otras formas de compartir nuestro trabajo”.

Trump vs Thumberg

La propuesta en primera instancia suena irreprochable. ¿Quién podría ser tan desalmado para no aceptar que el planeta, nuestra casa, está en riesgo y hay que actuar ahora? ¿Qué clase de persona se opondría a salvar nuestro planeta por su interés personal? ¿Quién quiere ser ese Donald Trump que se opone a Greta Thumberg?

+ Asimetría

Una medida no se ejerce en el vacío, se lleva a cabo por personas específicas que tienen contextos específicos. Cuando propones una manera de operar para el performance art field, esa nueva manera afectaría a distintas personas de diferentes maneras y estas afectaciones se darían de manera asimétrica.

1%

You are one of the strongest voices on todays international scene y perteneces al 1% más privilegiado del medio artístico, proviniendo de uno de los países que más dinero destina a producir arte.

Ocuppy wall street invertido

Cuando leo en una de tus entrevistas que decidiste dejar de viajar en avión, pero que en ese momento tus asistentes estaban viajando de Lima a Hong Kong y eso te hizo sentir hipócrita, y que entonces decidiste que tu trabajo no viajara más en avión; me parece un acto de congruencia y creo que viene de una preocupación legítima. Comparto tu inquietud pero me pregunto ¿cómo nos sumamos a tu propuesta de transformación la pluralidad de personas, colectivos y asociaciones que trabajamos en condiciones tan distintas?

Nota importante

No quiero que parezca que reduzco tu propuesta y argumentos a tu posición en el medio o a tu nacionalidad. Pero pienso importante situarla y señalar que ninguna proposición puede desvincularse de su lugar de enunciación.

Lo mismo me gustaría que pasara cuando leas esta carta: que tomes en cuenta desde donde está escrita, sin limitarla a eso.

¿Somos todos responsables por igual?

Uno de los problemas que sucede en la lucha contra la crisis climática, es que todos estamos en el mismo barco pero viajamos en clases distintas.

Decía Mayakovski sobre su viaje a América: los de primera clase vomitan donde les da la gana. Los de segunda, sobre los de tercera y éstos, sobre sí mismos.

+ Ignoro

Así como conozco tu camino artístico desconozco tu recorrido en el activismo. Pregunté un poco por aquí y no obtuve mucho. Por contexto y recorrido vital conozco la emoción que embarga cuando uno encuentra una causa que es más grande que uno mismo y la manera en la que el mundo se observa a través de esa única lente. Pero es importante recordar que nuestra causa coexiste con otras no menos legítimas.

El panorama desde el puente

Como estás intentando modificar un modelo que nos afecta a tantos, creo que es importante compartir contigo cómo veo las cosas desde acá, desde el otro lado del puente.

Nuestro caso

México es un país que tiene mucha más inversión en cultura que la media en Latinoamérica. Aunque este apoyo siempre será menor comparado con el que existe en otros países y es raro que las personas se dediquen exclusivamente al teatro. No me interesa presentarme como una víctima, nosotros (Lagartijas tiradas al sol) en México pertenecemos a un sector privilegiado de las artes escénicas. A lo largo de los 18 años que tiene nuestro grupo, hemos construido una relación con países ricos que nos ha permitido sostener a lo largo del tiempo un proyecto autónomo.

Currency 1 = 24.9

La diferencia de cambio entre el euro y otras monedas hace que valga la pena para las personas migrar para ganar en euros. Para las compañías y artistas es parecido, la diferencia de cambio posibilita que podamos financiar nuestros proyectos artísticos en nuestros lugares de origen. Muchas compañías latinoamericanas vivimos de dar funciones en países donde la moneda es más fuerte.

Forma es fondo

Cuando leo que ensayas una obra en Taiwan, con un bailarín en tu estudio, me parece fascinante. Pero ese proyecto sucedió (supongo) porque alguien te lo pidió y te pagó por hacerlo. Para muchas compañías no funciona así: en la inmensa mayoría de los casos cada quien hace su obra como puede y después saca esa obra al mundo y espera que alguien se interese en programarla. Trabajar por comisión sólo sucede en una parte muy reducida del mundo. De los más o menos 193 países que hay ¿cuántos tendrán instituciones que comisionen proyectos de artes escénicas?

Aviones y trenes

Europa es un continente chico y cuenta con una red de trenes importante. No  tengo que explicartelo, sé que lo sabes, pero en la mayor parte del mundo no es así.  En Latinoamérica no existen países que tengan redes de trenes robustas y las distancias son tan largas que aún dentro de un país para ir de una ciudad a otra se necesita viajar varios días;  ir a otro país podría tomar semanas. Tu propuesta suena bien para y desde Europa, pero si aplicaramos tu estándar a los demás continentes, nos condenaríamos a trabajar en nuestra ciudad.

La pedagogía del teatro

Las artes escénicas tienen la dificultad pedagógica de que sólo pueden ser experimentadas en vivo. Cuando un estudiante de cine oye a su maestro afirmar algo, puede salir de la clase y comparar lo que le dicen viendo películas de Ackerman o de Kiarostami o de quien sea. No así en las artes escénicas, donde las alumnas y alumnos tienen que “creer” a sus maestros a falta de comprobación fáctica. Cuando uno vive lejos de las capitales del arte, dejar de creer es más difícil.

Festivales y artistas

Es claro el impacto que los festivales de artes escénicas tienen en los artistas que crecen siendo sus espectadores. La propuesta de cortar los viajes significa amputar para miles de artistas la posibilidad de ver otras propuestas. Los festivales de teatro en Latinoamérica son de una importancia enorme para tener acceso a otras formas de pensar la escena.

Alguien quiere pensar en el público!

¿Quién se beneficia con una presentación de una compañía extranjera?

Si, como solemos decir, las artes escénicas tienen un valor para quien asiste a ellas, la discusión no puede dejar de lado el cómo las modificaciones que propones afectarían al público. Creo firmemente que las artes escénicas tienen un valor para quien las experimenta que hacen la vida mejor, que nos imprimen voluntad de vida.

We need to talk about Kevin

Pareciera que cuando hablamos de crisis climática todas las demás esferas de la vida deberían supeditarse y que ahora sí el fin justifica los medios. Pero no tiene porque ser así, no siempre así. Más allá de la muy legítima y urgente preocupación por generar un perfromance art field que contribuya lo menos posible a la contaminación, pienso que no está de más pensar si hay algo más que quisiéramos cuidar.

+ Frie Leysen

En tu post de facebook despidiendo a Frie le agradeces por su valioso legado y por su impulso a un sistema que, concluyes, ya no es sostenible y que tiene que cambiar.

Sin duda ella impulsó y creó algunos festivales de corte internacional que implican un montón de viajes en avión en aras de apoyar a artistas de diferentes latitudes e integrarlos a un circuito internacional de las artes escénicas. La movilidad fue la consecuencia de la voluntad por integrar otras voces, no la causa. Así que habría que ser más cuidadosos cuando hablamos de un modelo y qué de éste hay que replantear.

¿Son de los europeos los festivales de Europa?

Sí y no.

Pareciera

Tu propuesta sin un programa más amplio implicaría una concentración de recursos y capital cultural aún mayor en las ciudades más ricas. Implicaría que muchos esfuerzos de descentralización y diversificación que se habían llevado a cabo durante muchos años se vean amenazados. Implicaría que Europa se vuelva, más aún, una isla a la que cada vez es más difícil acceder y que cada vez escucha menos las voces del exterior.

Please don’t get me wrong

No estoy tratando de decir que el modelo imperante debe continuar son cambios. No. Estoy convencido que el mundo de las artes escénicas tiene que revisar la manera en la que produce y distribuye. Pero hay muchos tipos de cambios y si tu propuesta busca implantar un estándar ético, tendría que tomar en consideración las distintas realidades y las posibilidades para alcanzarlo.

+ Seamos realistas pidamos lo imposible

Causar una impresión con un statment «radical» es una estrategia. Pero un statment fuerte no debe hacernos olvidar el carácter real del cambio que estamos proponiendo.

Los símbolos importan

Creo que sería un error olvidar el carácter simbólico de la acción que propones. Si el mundo de las artes escénicas deja de volar no se resuelve el problema. Es un posicionamiento político muy valioso frente a un problema urgente, pero no es un plan de acción para resolver un problema dado.

Aclaro para que no quepa duda

No digo que porque el problema no pueda ser resuelto desde nuestro campo no haya que hacer nada. No minimizo el problema ni resto importancia a la propuesta, sólo quiero poner en perspectiva sus alcances y consecuencias.

Cuidado con el perro

Y el riesgo siempre acechante de creer que el cambio está en uno y que lo importante es poner nuestro granito de arena.

Contrario al caso de la mujer que alimentaba a los pájaros, en donde el problema se resolvería cuando ella dejara de anteponer su interés a todo lo demás, en el caso de tu propuesta no es así de simple.

+ Lo que son las cosas y sus consecuencias

Las cosas no son sólo lo que son, sino las consecuencias que acarrean y hay muchas medidas que tras una aparente virtud esconden otras consecuencias. El consumo de carne roja es un problema ecológico importante. En los últimos años muchas personas en Europa han dejado de comer carne como resultado de una decisión ética de relación con el ambiente. Esto ha hecho que otros alimentos aumenten su demanda exponencialmente, la quinoa es uno de ellos, este grano que se produce principalmente en Bolivia y Perú  tuvo que satisfacer una demanda enorme acarreando profundas consecuencias para las poblaciones en donde se producía. Lo que en un lugar se ve de una manera en otro se ve de otra.

Un poco obvio

Es un poco obvio lo que te digo y sé que lo sabes. Sólo trato de reafirmar que es importante tener en consideración la correlación de fuerzas en cualquier conflicto al momento de proponer acciones. Porque sino, quienes asumirán los costos serán siempre otros. “No más viajes en avión” es al final como decir que cada quien se quede donde está y dá la casualidad que tú te quedas junto al pozo de agua.

Perdón por la sinceridad

La verdad es que cae un poco mal que quien más carne comió, quien vivió de festín en festín, a quien vimos en banquetes durante años chupándose los dedos, ahora nos venga a decir que es hora de que todos dejemos de comer carne… por igual.

Como lo resume mi amigo Juan

Resolver un problema ecológico sin considerar la desigualdad social es, a fin de cuentas, una nueva manera de reforzar el aparato colonial.

Pandemia

La pandemia nos ha colocado ya frente a un panorama en el que los vuelos fueron restringidos momentáneamente. Pero al mismo tiempo se acentuaron las desigualdades en el mundo. La crisis nos mostró de manera muy brutal que las vidas parecieran no valer lo mismo.

Lo que sabemos hoy es que el 16% de la población acaparó el 60% de las vacunas y así en todo.

En resumen

El riesgo es que, al intentar resolver un problema se abone a otro como daño colateral; y se amplíe más la brecha en la distribución recursos y acceso a la cultura. No son problemas equivalentes, pero mientras en un campo tu poder para incidir es simbólico, en el otro es real.

+ Para cerrar

Tu propuesta ha puesto el tema de manera muy contundente sobre la mesa y eso me parece algo muy positivo. Tal vez yo me equivoque y mi posición geográfica y artística me impidan ver ciertas cosas, tal vez mi necesidad me empuje a relativizar algo que no se debería relativizar.  Tal vez, a veces, hay que actuar antes de pensar. Tal vez no alcanzo a ver el cuadro completo. Tal vez haya un precio que asumir y alguien tenga que pagarlo. Tal vez tengas razón y los festivales deban invitar sólo a artistas que no viajan en avión. Tal vez soy, sin darme cuenta, la mujer que alimenta a los pájaros… tal vez.

Pero tal vez no.

Lázaro Gabino Rodríguez

(Co director Lagartijas tiradas al sol)

———–
Dear Lazaro, thank you for this letter. I find it very interesting but you are using ways of thinking that I think are no longer relevant. There is no doubt in my mind that what we are facing is absolutely unique and new, an unprecedented event in the history of mankind. So I believe that the responses of our profession to this event must go beyond existing conceptual schemes. We must no longer be contemporary artists but artists of the future. We must no longer account for our contemporary reality but glimpse the future reality. This is a real epistemological break and it is up to each one to respond as he or she can. As you know, I have stopped flying and I am developing ways to work differently with other communication techniques in faraway countries that are interested in my work. I am also doing my best to work more locally by associating my work with theaters and institutions that also consider that it is necessary to reverse the global system in which a certain theater has found itself in recent years. I can only share my own solutions and it is of course up to each one to find their own solutions to this problem. Finally, I believe that nobody will give credit to a work of art that does not take care of the problem of climate change…and we must be wary of the greenwashing that we see in big companies and governments that do «business as usual»! Dear Lazarus, here is my answer to your letter.I am of course available to continue the discussion. Hasta luego. Jerome.
———–
Jerome, thank you very much for your reply. I don’t want to turn this into a two people exchange because, like any open letter, mine seeks to collectivize a discussion. I believe it should be a collective discussion because this problem (as many others) can only be dealt with through social initiatives and public policies, not through actions of individual goodwill. It is a diagnostic error to think that in a problem like this one, taking individual action leads to what you call «your solutions», which, if respectable, are far from being solutions.
Speaking in terms of what kind of thought is no longer relevant and what should the future be, as if we were discussing fashion, strikes me as a very modern attitude which considers time to be a straight line and the world to be Europe.
I thought that we share the concern for a problem but we do not see the same implications in it (inequality, social justice, colonization), but when you say that «we must no longer account for our contemporary reality» I realize that, in fact, we do not share the same reality.
I hope that in the near future many different voices will join, adding perspective to a debate that must be taken with all the seriousness and complexity that it entails. Un abrazo para ti.