Empieza aquí un nuevo proceso

Quiero hacer un nuevo texto para la escena. Quiero trabajar con las palabras como si fueran particulas a-significantes (no lo son, ¿verdad?) como por ejemplo notas musicales o manchas de color (lo son, ¿verdad?). Para ello trabajaré en uno o varios idiomas que yo no entienda en absoluto, por ejemplo árabe, checo o coreano. Cuando la obra esté acabada, o lo esté por lo menos alguna de sus secciones, la traduciré al castellano con un traductor que ya me he descargado de internet y del que ignoro su grado de torpeza, pero imagino que será enorme.

Mi fuente principal es el trabajo de John Cage, o mejor dicho lo que John Cage dice acerca de su trabajo en el libro “Silencio”. Supongo que hay algo de envidia por mi parte hacia la danza o la música, que trabajan liberadas del peso del significado y encuentran su esencia en territorios que, así de sopetón, podrían parecer más “espirituales” como le parecían a Kandinsky. Pero no es solamente una cuestión de mayor pureza y libertad en estas formas sin contenido. Es que quizá el caosmos funciona así, prefiriendo no ser pensado sino simplemente realizarse. Entonces, abandonar por completo (por completo, ¿verdad?) el yo creador puede ser una manera de ser atravesado por el caosmos como un vendaval.

La quietud absoluta es el reverso inexistente de la danza. Vayamos hacia la quietud del creador, creamos que es posible inventar mecanismos para que éste opere lo menos posible sobre el resultado: mecanismos de azar sobre un material que no comprende porque no sabe qué significa ni una sola palabra ni tampoco cómo se pronuncia.

La quietud del creador, pero con la música ni con la danza, sino con la partitura de algo a realizar (algo que… bueno, sí… si estamos serios llamémoslo teatro), un “texto para hacer algo”. Quiero ser atravesado por un vendaval que deje huellas, para que alguien haga algo con esas huellas.

Sin embargo, cuando traduzca el texto al castellano, cada palabra cobrará sentido. Volverá a ser para mí lo que no era para mí: una partícula significante. Entonces, ¿por qué no trabajo directamente con palabras que no existan, que sean sólo ruido para todos? Porque entonces, podría directamente no trabajar con palabras, cogería un silbato y me pondría a hacer ritmos, por ejemplo. Y no es lo que quiero. Quiero llevar a la escritura dramática, que hasta donde yo sé se basa en palabras (aunque bah, menuda chorrada), a un terreno que dicen que le es impropio. Entonces necesito conservar las palabras del original, serán quienes harán turismo en el nuevo ámbito.

¿Experimento experimentado a principios del veinte? Puede ser, sí. 

Pero la búsqueda formal me resulta muy necesaria, y en la actual crisis y hundimiento de la dramaturgia textual respecto a la dramaturgia escénica, creo que hay que probar (si hace falta insistiendo) nuevas formalidades que lleven a nuevas funcionalidades.

La comunicación con un supuesto contenido será necesariamente fallida. La comunicación con el caosmos será directa y difícil, para los que quieran “hacer algo”.       

Acerca de emipastor

Emiliano Pastor es un director y dramaturgo español, nacido en Barcelona en 1985, que a veces reside en Buenos Aires, de donde proviene su familia. Estudió dirección y dramaturgia en el Institut del Teatre de Barcelona, pero huyó desencantado y siguió formándose en Argentina, donde destaca su formación de dirección con Emilio García Wehbi. Ganó el "Premi de Teatre Principal de Mallorca" con la obra Allà on s'estimen els peixos ("El lugar donde se aman los peces"), escrita conjuntamente con Adriana Bertrán. Esta obra quedó finalista en el "Premi Born" y fue publicada. Con El jardinero de la N-II ganó el accésit al "Marqués de Bradomín", premio del Ministerio de Trabajo español para jóvenes autores, que además la publicó. Esta obra también quedó finalista en el "Premi J. M. Bartrina". Sus obras Ríanse del hipopótamo y Aquello que no entienden los marcianos serán próximamente publicadas en antologías. Esta última obra fue estrenada en Argentina en el Teatro El Fino bajo su dirección. Otro texto, Mercedes Benz según los pájaros ha sido semimontado en la sala Beckett de Barcelona, bajo la dirección de Jordi Casanovas, en el Ciclo de Autores Catalanes Contemporáneos 2007. Recientemente ha escrito un artículo sumamente crítico con el Institut del Teatre y su influencia en la cultura local, que se publicará en el próximo número de la revista Artributos. En la actualidad trabaja en los siguientes proyectos: -Escribe un texto teatral acerca de su adolescencia. -Trabaja en una puesta en escena de "Árbol de Diana" de Alejandra Pizarnik, con el dramaturgista Javier Pérez y la actriz Amanda Delgado. -Prepara una acción teatral individual provisionalmente titulada "Aquí el caosmos". -Trabaja en el proyecto multidisciplinario "Ik", junto con Paula Pogranizky en Buenos Aires y Javier Pérez en Madrid. El contenido de este proyecto es absolutamente secreto. Da clases de dramaturgia escrita y dramaturgia escénica en Barcelona, así como a través de Internet. Su mail es gatomapuche@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Entonces - cuando la quietud. Guarda el enlace permanente.