Estreno de Árbol de Diana

Durante el mes de junio se realizarán funciones de Árbol de Diana en Hangar.

Para reservar, enviar mail a lanzallamasdemadera@hangar.org indicando número de entradas, nombre, fecha y hora de función.

Una acción teatral de LANZALLAMAS DE MADERA en coproducción con HANGAR. Autoría: Javier Pérez y Emiliano Pastor. Actriz: Amanda Delgado. Música: Pau de Nut. Vestuario: Rocío Franco. Con la participación de: María Salguero. Vídeo: Hangar. Grafismos: Maddalena Fragnito. Dirección: Emiliano Pastor.  

Sólo con reserva anticipada. Aforo extremadamente limitado. Entrada gratuita.

8 Funciones: 3, 10, 24 y 30 de julio, a las 19.00 y a las 20.30.

 

Publicado en Árbol de Diana | 2 comentarios

Un niño o niña llevará la cuenta atrás durante todo el espectáculo, dominando el tiempo. De la edad más corta posible, ocupado el lugar de máxima jerarquía. Como una joven emperadora, la dueña o dueño del tiempo podrá tener sus asistentes: técnicos para microfonía, alguien que le recuerde lo que tiene que hacer, alguien que le sostenga el papel o el trono. El resto serán obreros, actores en el tiempo, con misiones a realizar en cada una de las partes.

Elementos de presentación: conferencia, charla, mesa redonda, entrevista, aplausos, imágenes de powerpoint… Todo extrañamente dispuesto, de forma inquietante. El conferenciante se dirige a la pared, o a un público diminuto en tumbonas diminutas. Las imágenes de powerpoint contienen secretos, no explican, y quien las muestra no dice nada, solo las va pasando, ¿pretenden ilustrar lo que dice el conferenciante o son un segundo discurso? El entrevistador habla y habla, el entrevistado es mudo, es invisible o es un muñeco. Un grupito aplaude de vez en cuando, entre tres y cinco personas. Algunas sillas “reservadas” en las que nadie se sienta. El público lo visita todo como se visita un museo.

Un cartel anuncia “presentación de la compañía lanzallamas de madera”. Toda la instalación espacial es marcadamente funcional, pero muchas de las cosas no se usan. Una cámara encendida apunta a un rincón en el que no hay nada (hasta que el público pase) y la imagen en directo se ve sólo si vas al extremo opuesto del espacio.          

Publicado en seis de junio | 1 comentario

Para presentar Lanzallamas de Madera lo mejor es mostrar una autocombustión. Una chispa enciende el terreno, el fuego se extiende, grandes llamaradas, mengua el fuego, queda el calor en las brasas, se pone a llover. Esa podría ser, por ejemplo, la estructura de la pieza. Todo podría estar en función del tiempo: los relojes indican lo que toca hacer, podría usar como referente el vídeo del juego Atmosfear. La diferencia es que la lluvia llegará a las 00:00 y eso es inevitable, nadie lucha contra ello. Un reloj que avanza hacia las doce, unido a una larga cuenta atrás hasta el cero. Cada acción tiene su lugar en el tiempo, por ejemplo

23:12 Tocar el violonchelo.

¿Me intento alejar de lo conceptual? Sí, por supuesto. Esto es una herramienta, entonces no va a ser exhibida, sólo habrá pistas, el reloj estará velado, habrá un sucedáneo de significado más amplio. ¿Me intento alejar de lo arbitrario? También. No se trata de un happening azaroso. El concepto metateatral de “obra de arte colocada en el tiempo” o “lo efímero con consecuencias” rige todas las decisiones.

Aquí va una muestra, elegida al azar, del borrador del texto que estamos preparando con Javi:

             Pero, ¿qué vamos a hacer con esto? Mañana lo habremos olvidado. Pero, ¿qué estamos haciendo con esto? ¿Un manifiesto? ¿Una prueba de orquesta? ¿Una denuncia? ¿Algo que se añade a la marea? Ah la representación teatral: no se puede permanecer en ella ni intentar ir más lejos.

            Ahora mismo hay un coche saliéndose de la carretera. Nadie se verá beneficiado por ello. No importa, alguien le sigue la pista, alguien lo sabe: el coche se dirige hacia el interior de un campo. Recuperando, levemente, lo que nos pertenece a todos y habíamos olvidado, aunque no existiera. El neumático se enfrenta a las cosas secas, es muy probable que sepa que queman mejor.

             En la radio esperamos el pronóstico de lluvia, o alguna vez de diluvio. Mientras tanto trabajamos, tratando de intensificar nuestros movimientos que ahora son intencionados. Aquí no ocurre otra cosa en estos largos fuegos, altos fuegos. En alguna parte, un grupo de espectadores está viajando con furia hacia nosotros, día y noche hacia nosotros. Viajan a través de cenizas, enterrados en ellas hasta la cejas. Pero, ¿sabrán dónde encontrarnos?, ¿reconocernos cuando nos vean? Aquí no crece prácticamente nada pero tenemos algo de fuego, que es casi lo mismo que tenerlo todo. ¿Será suficiente dejar la antorcha encendida toda la noche, de día y de noche?, ¿que pensemos en los espectadores algunas veces, algunas veces y siempre?, ¿que sigamos trabajando?

Publicado en seis de junio | Comentarios desactivados en

Haremos una presentación de nuestro grupo LANZALLAMAS DE MADERA en la nit*Casm el seis de junio. Lo estamos preparando bajo la idea del collage. Mientras elaboro un texto con Javi, con extractos de todas partes (Ashbery, Porchia, Debord, Sontag, Google y demás) voy a empezar a pensar en la puesta. Prácticamente no va a ser ensayado, porque se darán premisas muy concretas a los ejecutantes, buscando acciones presentativas más que representativas. La idea de directo y de objeto efímero es el centro de la propuesta, por lo que haremos incapié en la fecha seis de junio, único día de validez de la propuesta. Lo ideal sería que el espectáculo acabara exactamente a las 00:00h de la noche. Un manifiesto efímero, un no-manifiesto, una prueba de orquesta.

Bien. ¿Qué hacer? Creo que es importante que no haya ninguna representación del texto, ninguna relación premeditada entre lo que pasa y lo que se dice. Trabajaré sin el texto, asignando primero momentos de habla y luego dando trozos de texto a esos momentos. O al menos me conviene pensar que haré eso para no intentar representar el texto ni aún de la forma más arriesgada, más Kantor, más indirecta y autónoma.

La idea de conferencia, de entrevista, de presentación… ha quedado en ruinas. El referente está, pero desencajado, imposibilitado. La microfonía, las cámaras, las mesas redondas, el directo… todo está ya caído y desdibujado desde el principio. Esto es lo principal para el diseño del espacio. 

La acción que sucede en ese espacio es, metafóricamente, una quema, una hoguera. La selección de maderas es el proceso en el que nos encontramos, y las cenizas son lo que pase a partir del siete de junio. Entre ambos, la quema. Las sensaciones del fuego, en mi opinión, se pueden separar en dolor, en luz y en transformación.  

Publicado en seis de junio | 4 comentarios

Conceptos, análisis, directrices

En palabras de javier pérez, dramaturgista del proyecto:El ÁRBOL DE DIANA es, ni más ni menos, un fenómeno de cristalización bastante p7articular y, como la mayoría de los sucesos puntuales, una excepción. Esa excepción que no confirma ni desmiente es un proceso de analogía rota con el vivir. Las opciones que baraja pizarnik (decir “viento” en lugar de “tramontana”, o “dolor”, en lugar de “rencor”, por ejemplo) son opciones que abren, que transitan, que dejan en el lenguaje suficientes huecos para que las pistas no conduzcan a nada que uno no se figure en su cabeza. La escasez de vocabulario corresponde con un uso del corazón que se ha convertido en mente. Eso es como convertir al río en corriente y la corriente en vendaval. Pero en las palabras, que a diferencia del río, que escribe un cauce, su espacio desaparece y sólo queda un fantasma, un vaho en el espejo que ha venido del otro lado, al que parece ser que se le puede achacar cualquiera de nuestras torpezas, males, curiosidades, obsesiones. Lo aguanta todo, mientras no tenga que pasar al otro lado. Y eso, en cierto sentido, es la paradoja que venimos a darle en esta puesta en escena, donde el otro lado se vivifica y lleva a las leyes de lo que el fantasma aguanta y conduce como nunca antes había podido sentir. Realmente queremos llevar a pizarnik a su ÁRBOL DE DIANA con todas las consecuencias: vamos a cristalizar su respiración.        ///        En palabras de emiliano pastor, director del proyecto:Tras un análisis del material textual, hemos llegado a la conclusión de que no estamos de acuerdo con pizarnik. Vamos a usar su texto porque queremos hacer un espectáculo sobre la automutilación, pero no para defenderla sino para mostrarla impúdicamente y convertirla en una experiencia para el espectador. Un espectador que tendrá que tomar partido, porque nosotros no incluimos nuestra ideología en el espectáculo. No necesitamos defender una postura en este espectáculo, el gesto de hacerlo habla por sí solo, más allá de que nuestra intención es optimista y vital, y la visión negativa del hombre sea aquí nada más que una estrategia.La obra sucede en un cuarto de baño ocupado por una chica sin nombre (¿alejandra? ¿diana? ¿la propia actriz?). El público, mirando a través de la puerta, aparentemente viola su intimidad. Pero es una falsa violación, porque es ella quien se expone, quien abre la puerta (como cuando pizarnik publicaba un libro de poemas). De tal manera que jugamos con la representación de una intimidad violada, y el propio personaje llevará esta situación al extremo simulando una presentación de una automutilación verdadera o pidiendo a alguien del público que le mutile los ojos con una grapadora (que no tiene grapas, precisamente porque ella está representando). Se divide en una serie de escenas que son como las partes de un archivo, concretamente un archivo de voz dentro de un mp3. Ella abre y cierra la puerta del baño delimitando las partes del espectáculo, y una voz duplicadora de la actriz anuncia cada una de ellas. Dentro del collage y en aparente descohesión, nos interesa una coherencia interna e incluso una linealidad. Dicha linealidad tiene como objetivo la acumulación, es decir: que cada acción tenga consecuencias y repercuta sobre las demás. Pero queremos borrar del espectáculo toda referencia a nuestras intenciones. Estos conceptos son solamente secretos de trabajo. Las acciones, desnudas y sin explicaciones argumentativas, se bastarán por sí solas (o eso esperamos) en la experiencia teatral de un espectador cualquiera. 

Publicado en Árbol de Diana | Comentarios desactivados en Conceptos, análisis, directrices

Estamos buscando verdades, yo ahora, los espectadores un poco después. Vamos a suponer que podemos hacer que se manifiesten a través de eliminar nuestro yo. Empecemos eliminando el mío, el yo del creador, como en el proyecto “Entonces, cuando la quietud”. El fracaso o éxito de ese experimento será parte de la actuación, porque será interrogado. Cuanto más azar, menos yo. Ah, muy bien. Vamos a hacer una partitura de dos simultaneidades independientes: palabra y acción, encarnadas en mí, el yo que se supone que hay que desestructurar. 

Acciones a realizar:

Tengo dos dados. Tiraré uno y me indicará la cantidad de “categorías de acciones” que habrá. Cada categoría tendrá asignado un conjunto de objetos, y consistirá en acciones que se puedan hacer con dichos objetos. Para saber la cantidad de objetos de cada categoría, tiraré un dado y restaré uno al resultado (para dar la posibilidad de categorías sin objetos). Para decidir estos objetos, abriré una página al azar del diccionario por categoría: los primeros objetos que aparezcan y que pueda conseguir sin gastar ni un céntimo de euro, serán elegidos. Para saber la cantidad de acciones de cada categoría, tiraré dos dados y los multiplicaré. Para encontrar las acciones correspondientes a cada categoría, abriré al azar una página del diccionario. Las primeras acciones que se puedan hacer con uno o varios de los objetos de cada categoría sin destruirlos ni hacerme daño físico, ni tampoco simulando una acción sino realmente manipulando el objeto, serán elegidas. Si tengo que cambiar de página para completar el número de acciones, repetiré las que ya tengo todas las veces que haga falta empezando por la primera. Para saber el orden de las acciones haré una serie de papelitos y los iré sacando uno por uno. Para saber el lugar en que cada una aparece en el texto, señalaré puntos del texto y haré pies de página. Las acciones recibirán números independientemente de su categoría y de forma azarosa, y serán puestos en los pies de página según sus números. 

Palabras para decir:

Tiraré dos dados y sumaré el resultado para buscar ese número de páginas en holandés. Buscaré usando exclusivamente links de las webs a partir de una página inicial, la primera que encuentre, y empezaré a utilizar las webs a partir de la tercera que encuentre. Si hay un link del que puedo entender el contenido, no lo clicaré. De cada web copiaré el último “párrafo” (cualquier cantidad de texto mayor a dos líneas existente entre línea vacía y línea vacía) y separaré todas las “frases” (cantidad de palabras entre signos de puntuación, sean cuales sean). Tiraré un dado y eliminaré esa cantidad de frases. Tiraré otro y repetiré esa cantidad de frases. Pondré el material de todas las webs uno después del otro. Imprimiré el conjunto y tiraré un dado ye sumaré uno (para que nuna dé uno). Cortaré cada hoja impresa en esa cantidad de pedazos y los numeraré. Reescribiré el documento: cortando todas las frases que hayan quedado cortadas y ordenándolas según el orden de los pedazos. Entre pedazo y pedazo habrá un silencio (…………) de una a seis líneas de duración, según los dados, para permitir que haya acciones en silencio también. Traduciré todo el texto con el programa de internet Babylon al castellano y no corregiré ni un solo “error” (?) o palabra sin sentido.

Vamos a hacerlo.   

Publicado en Aquí el caosmos | 3 comentarios

A otra cosa, mariposa

El proyecto “Entonces, cuando la quietud” se suspende y pasa a formar parte de “Aquí el caosmos”. He estado reflexionando estos días y siento que el proyecto tiene dos cosas que me impiden llevarlo a cabo:

  1. La idea previa prima por encima del proceso. Lo conceptual prima por encima de lo orgánico. La isla prima por encima del mar. Lo mental prima por encima de lo mentalvisceral.
  2. No hay sinceridad, no tengo suficiente fe en la eliminación de mi yo como creador. Si no intervengo, no hay alma. ¿No es suficientemente azarosa mi voluntad y sus condicionantes?

Sin embargo integro dicho procedimiento en una parte de “Aquí el caosmos”. Ver allí su desarrollo.

Publicado en Entonces - cuando la quietud | Comentarios desactivados en A otra cosa, mariposa

Empieza aquí un nuevo proceso

Quiero hacer un nuevo texto para la escena. Quiero trabajar con las palabras como si fueran particulas a-significantes (no lo son, ¿verdad?) como por ejemplo notas musicales o manchas de color (lo son, ¿verdad?). Para ello trabajaré en uno o varios idiomas que yo no entienda en absoluto, por ejemplo árabe, checo o coreano. Cuando la obra esté acabada, o lo esté por lo menos alguna de sus secciones, la traduciré al castellano con un traductor que ya me he descargado de internet y del que ignoro su grado de torpeza, pero imagino que será enorme.

Mi fuente principal es el trabajo de John Cage, o mejor dicho lo que John Cage dice acerca de su trabajo en el libro “Silencio”. Supongo que hay algo de envidia por mi parte hacia la danza o la música, que trabajan liberadas del peso del significado y encuentran su esencia en territorios que, así de sopetón, podrían parecer más “espirituales” como le parecían a Kandinsky. Pero no es solamente una cuestión de mayor pureza y libertad en estas formas sin contenido. Es que quizá el caosmos funciona así, prefiriendo no ser pensado sino simplemente realizarse. Entonces, abandonar por completo (por completo, ¿verdad?) el yo creador puede ser una manera de ser atravesado por el caosmos como un vendaval.

La quietud absoluta es el reverso inexistente de la danza. Vayamos hacia la quietud del creador, creamos que es posible inventar mecanismos para que éste opere lo menos posible sobre el resultado: mecanismos de azar sobre un material que no comprende porque no sabe qué significa ni una sola palabra ni tampoco cómo se pronuncia.

La quietud del creador, pero con la música ni con la danza, sino con la partitura de algo a realizar (algo que… bueno, sí… si estamos serios llamémoslo teatro), un “texto para hacer algo”. Quiero ser atravesado por un vendaval que deje huellas, para que alguien haga algo con esas huellas.

Sin embargo, cuando traduzca el texto al castellano, cada palabra cobrará sentido. Volverá a ser para mí lo que no era para mí: una partícula significante. Entonces, ¿por qué no trabajo directamente con palabras que no existan, que sean sólo ruido para todos? Porque entonces, podría directamente no trabajar con palabras, cogería un silbato y me pondría a hacer ritmos, por ejemplo. Y no es lo que quiero. Quiero llevar a la escritura dramática, que hasta donde yo sé se basa en palabras (aunque bah, menuda chorrada), a un terreno que dicen que le es impropio. Entonces necesito conservar las palabras del original, serán quienes harán turismo en el nuevo ámbito.

¿Experimento experimentado a principios del veinte? Puede ser, sí. 

Pero la búsqueda formal me resulta muy necesaria, y en la actual crisis y hundimiento de la dramaturgia textual respecto a la dramaturgia escénica, creo que hay que probar (si hace falta insistiendo) nuevas formalidades que lleven a nuevas funcionalidades.

La comunicación con un supuesto contenido será necesariamente fallida. La comunicación con el caosmos será directa y difícil, para los que quieran “hacer algo”.       

Publicado en Entonces - cuando la quietud | Comentarios desactivados en Empieza aquí un nuevo proceso

Primer post del proyecto en curso “Árbol de Diana”

Este es un proyecto en marcha desde hace ya meses: junto con Javier Pérez (dramaturgista) y Amanda Delgado (actriz) estoy creando un espectáculo con los textos del poemario “Árbol de Diana” de Alejandra Pizarnik. El proyecto ya está bastante avanzado, pero he decidido poner, a partir de ahora, mis reflexiones de dirección aquí. Como resumen para los lectores, decir que la obra se desarrolla en un cuarto de baño real (no en una escenografía) y el reducido público mira a través de la puerta violando la intimidad del personaje único: ella (?). La temática es el placer en la automutilación, y nuestra estrategia es mostrar oscuridad y horror para provocar un rechazo en el espectador que, quizá, lo lleve a nuestra mirada optimista y denunciadora de dicha automutilación. Pero la denuncia no está en la obra, está en la mirada sobre ella.

Ahora estoy trabajando en el segundo tercio de la obra, llamado El Archivo. En El Archivo ella busca y encuentra, repetidamente, fórmulas preconcebidas de autodestrucción. Son acciones-conjuro o acciones-mutilaciones que hacen del mundo (el suyo) un lugar cada vez peor. Es crear una serie de variaciones sobre dicha temática, ingresando al mundo del horror personal, por ejemplo de la mano de Sarah Kane, Beckett (?), Müller, los hospitales, los corredores de la muerte, los seppukus japoneses, los bonsais, los gatos-momia, las mujeres sin clítoris, todo tipo de flagelamiento religioso, torturas medievales, los finales-masacre de las tragedias, etc. Que se vayan repitiendo las formas, o incluyendo nuevos contenidos a mismas estructuras, o creando cada variación a partir de cualquier otra, usando elementos parecidos. Ella misma puede volver a hacer una pieza del archivo.

Cada variación corresponde a un poema del segundo tercio de la obra, es decir, del poema 13 al poema 23: El Decálogo de la Automutilación. Llegar a la silla eléctrica en diez pasos: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10. Vayamos uno por uno, a ver qué enfermedad podemos adquirir en cada uno de ellos.

NOTA: me interesa jugar con el ridículo. ¡Ridí – culo! Juas, juas, juas.

 13
explicar con palabras de este mundo
que partió de mí un barco llevándome

Explicación 1: texto de Becket “verse” (primer tercio).

14
El poema que no digo, el que no merezco.
Miedo de ser dos
camino del espejo:
alguien en mí dormido
me come y me bebe.

Explicación 2: texto de Beckett “verse” (segundo tercio)

15
Extraño desacostumbrarme
de la hora en que nací.
Extraño no ejercer más
oficio de recién llegada.

BLASFEMIA. Asesinar todo lo que la hizo nacer: su madre, dios. Malas palabras contra la buenaza de su mamá. La llama por teléfono. Destruir el vínculo, hacer daño. Ella quiere ser aquí El Anticristo (no lo es, pero la intención es lo que cuenta). No se dice en ningún momento con quien habla. Premisa para la actriz: hazle todo el daño que puedas a tu madre.

16
has construido tu casa
has emplumado tus pájaros
has golpeado al viento
con tus propios huesos
has terminado sola
lo que nadie comenzó

AUTODIAGNÓSTICO. Se autodiagnostica orgullosamente enfermedades falsas para contraerlas. Exhibición de síntomas como en un desfile de moda: cancerosa, múltiple esclerótica, leprosa, sifilítica, aficionada al teatro, herida de guerra, maricona con sida…. Por ejemplo: tiene gusanos en orificios o heridas (comprar asticots o gusanos de pesca). Qué ganas de tomarse el vómito de un leproso: escupe en un vaso y se lo bebe: vuelve a escupir y se lo bebe: vuelve a escupir y se lo bebe.    

17
Días en que una palabra lejana se apodera de mí. Voy por esos días sonámbula y transparente. La hermosa autómata se canta, se encanta, se cuenta casos y cosas: nido de hilos rígidos donde me danzo y me lloro en mis numerosos funerales. (Ella es su espejo incendiado, su espera en hogueras frías, su elemento místico, su fornicación de nombres creciendo solos en la noche pálida.)

OFELIA. Quinto acto de Máquina Hamlet.

18
como un poema enterado
del silencio de las cosas
hablas para no verme

Explicación 3 pero susurrando: texto de Beckett “verse” (último tercio).

19
cuando vea los ojos
que tengo en los míos tatuados

AMENAZA ORIENTAL. Anuncio de un suicidio público (pienso en Mishima) que tendrá lugar en privado. Lo que le pasará al mundo cuando yo muera. Venganza.   

20
dice que no sabe del miedo de la muerte del amor
dice que tiene miedo de la muerte del amor
dice que el amor es muerte es miedo
dice que la muerte es miedo es amor
dice que no sabe

a Laure Bataillon

FALSA CONFESIÓN. Todos los pecados que no ha cometido, los confiesa para ir al infierno y sentir arder su carne para siempre.

21
he nacido tanto
y doblemente sufrido
en la memoria de aquí y de allá

FALSA VICTIMIFICACIÓN. Se divierte interpretando el rol de víctima: pide clemencia a los espectadores, apela a su identificación, juega sucio sólo para darse el gusto. No se nota que es una parodia porque es muy buena actriz. La premisa simplemente es: pedir al público que la saquen de ahí (si no lo consigue morirá).

22
en la noche

un espejo para la pequeña muerta

un espejo de cenizas

EL GRITO. Grita este y todos los poemas anteriores al público con cara desencajada y escupiendo mucha saliva. Al principio, puede ser solamente una mano-títere que habla con voz muy divertida asomando por la puerta entreabierta.

23
una mirada desde la alcantarilla
puede ser una visión del mundo

la rebelión consiste en mirar una rosa
hasta pulverizarse los ojos

MUTILACIÓN: Se hace una linea de puntos que cruza sus ojos, hace entrar a un espectador, afila una tijera, se la da al espectador, le dice “corte por aquí” y la puerta se cierra.
Ahora voy a hacer una lista de cosas que pueden cruzarse por cualquier lado de todo esto:

-Abrir la ventana, gritar desesperadamente, cerrarla.

-Encender todos los grifos, apagarlos.

-Oler la escobilla mientras dice un texto, lamerla, con mucha ternura.

-Tirarse encima el pote lleno de sangre que hay oculto, beberlo, manchar el lugar.

-Recitar Vivo sin vivir en mí, u otros poemas de Santa Teresa, con alguna música pacífica, pero con la idea de asesinar incluso lo sagrado o místico en la muerte.

-Calmarse para peinarse las cejas, mirarse al espejo y lanzarse un silbido de “qué buena estás”.

Mañana ensayo con Amanda y veremos qué de todo esto funciona. Las búsquedas del ensayo serían estas variaciones, pasando alternativamente de lo ridículo a lo solemne con total naturalidad, y superponiendo ambas cosas (esto se aprende viendo al maestro Marthaler o al maestro Beckett). Crear textos con sus improvisaciones, grabándola con mi mp3. Buscar vestuario ridículo, una chica que intenta ser muy guapa y de tanto que lo intenta consigue todo lo contrario. Objetos ridículos, un baño demasiado femenino. Pensar la relación del ridículo con el tópico: ¿tan estrecha como parece? Poemas claros para trabajar: 22, 23,  21, 16, 15, 13 y 14.

Publicado en Árbol de Diana | Comentarios desactivados en Primer post del proyecto en curso “Árbol de Diana”

Fin

Fin.

He dejado definitivamente a mi novio por teléfono, me ha dicho que nunca más volveremos a vernos ni a hablar, y he decidido que esta noche terminaba mi adolescencia y que, por tanto, debía acabar esta obra. He acabado esta obra. He luchado contra mi adolescencia hasta llegar a este orgasmo, no ofrezco el semen a la luna sino a vosotros. A vuestra libertad, vuestro rigor y vuestra pasión. Yo ya no soy más o menos adolescente que cualquier niño, viejo o pedazo de corcho.

Una de las últimas cosas que he escrito han sido las palabras que Britney Spears Dedalus graba en su mp3 una vez se ha hundido en el río:

PONE REC: la ausente ha caminado por el mundo, ha marcado con una equis las calles y las habitaciones, ha dejado la memoria avanzando en otros cuerpos, ha puesto los ojos en blanco y ha visto una perdiz que echaba un hilito de sangre por el pico.

Publicado en Que no quede ni un solo adolescente en pie | 1 comentario