Estamos buscando verdades, yo ahora, los espectadores un poco después. Vamos a suponer que podemos hacer que se manifiesten a través de eliminar nuestro yo. Empecemos eliminando el mío, el yo del creador, como en el proyecto “Entonces, cuando la quietud”. El fracaso o éxito de ese experimento será parte de la actuación, porque será interrogado. Cuanto más azar, menos yo. Ah, muy bien. Vamos a hacer una partitura de dos simultaneidades independientes: palabra y acción, encarnadas en mí, el yo que se supone que hay que desestructurar. 

Acciones a realizar:

Tengo dos dados. Tiraré uno y me indicará la cantidad de “categorías de acciones” que habrá. Cada categoría tendrá asignado un conjunto de objetos, y consistirá en acciones que se puedan hacer con dichos objetos. Para saber la cantidad de objetos de cada categoría, tiraré un dado y restaré uno al resultado (para dar la posibilidad de categorías sin objetos). Para decidir estos objetos, abriré una página al azar del diccionario por categoría: los primeros objetos que aparezcan y que pueda conseguir sin gastar ni un céntimo de euro, serán elegidos. Para saber la cantidad de acciones de cada categoría, tiraré dos dados y los multiplicaré. Para encontrar las acciones correspondientes a cada categoría, abriré al azar una página del diccionario. Las primeras acciones que se puedan hacer con uno o varios de los objetos de cada categoría sin destruirlos ni hacerme daño físico, ni tampoco simulando una acción sino realmente manipulando el objeto, serán elegidas. Si tengo que cambiar de página para completar el número de acciones, repetiré las que ya tengo todas las veces que haga falta empezando por la primera. Para saber el orden de las acciones haré una serie de papelitos y los iré sacando uno por uno. Para saber el lugar en que cada una aparece en el texto, señalaré puntos del texto y haré pies de página. Las acciones recibirán números independientemente de su categoría y de forma azarosa, y serán puestos en los pies de página según sus números. 

Palabras para decir:

Tiraré dos dados y sumaré el resultado para buscar ese número de páginas en holandés. Buscaré usando exclusivamente links de las webs a partir de una página inicial, la primera que encuentre, y empezaré a utilizar las webs a partir de la tercera que encuentre. Si hay un link del que puedo entender el contenido, no lo clicaré. De cada web copiaré el último “párrafo” (cualquier cantidad de texto mayor a dos líneas existente entre línea vacía y línea vacía) y separaré todas las “frases” (cantidad de palabras entre signos de puntuación, sean cuales sean). Tiraré un dado y eliminaré esa cantidad de frases. Tiraré otro y repetiré esa cantidad de frases. Pondré el material de todas las webs uno después del otro. Imprimiré el conjunto y tiraré un dado ye sumaré uno (para que nuna dé uno). Cortaré cada hoja impresa en esa cantidad de pedazos y los numeraré. Reescribiré el documento: cortando todas las frases que hayan quedado cortadas y ordenándolas según el orden de los pedazos. Entre pedazo y pedazo habrá un silencio (…………) de una a seis líneas de duración, según los dados, para permitir que haya acciones en silencio también. Traduciré todo el texto con el programa de internet Babylon al castellano y no corregiré ni un solo “error” (?) o palabra sin sentido.

Vamos a hacerlo.   

Acerca de emipastor

Emiliano Pastor es un director y dramaturgo español, nacido en Barcelona en 1985, que a veces reside en Buenos Aires, de donde proviene su familia. Estudió dirección y dramaturgia en el Institut del Teatre de Barcelona, pero huyó desencantado y siguió formándose en Argentina, donde destaca su formación de dirección con Emilio García Wehbi. Ganó el "Premi de Teatre Principal de Mallorca" con la obra Allà on s'estimen els peixos ("El lugar donde se aman los peces"), escrita conjuntamente con Adriana Bertrán. Esta obra quedó finalista en el "Premi Born" y fue publicada. Con El jardinero de la N-II ganó el accésit al "Marqués de Bradomín", premio del Ministerio de Trabajo español para jóvenes autores, que además la publicó. Esta obra también quedó finalista en el "Premi J. M. Bartrina". Sus obras Ríanse del hipopótamo y Aquello que no entienden los marcianos serán próximamente publicadas en antologías. Esta última obra fue estrenada en Argentina en el Teatro El Fino bajo su dirección. Otro texto, Mercedes Benz según los pájaros ha sido semimontado en la sala Beckett de Barcelona, bajo la dirección de Jordi Casanovas, en el Ciclo de Autores Catalanes Contemporáneos 2007. Recientemente ha escrito un artículo sumamente crítico con el Institut del Teatre y su influencia en la cultura local, que se publicará en el próximo número de la revista Artributos. En la actualidad trabaja en los siguientes proyectos: -Escribe un texto teatral acerca de su adolescencia. -Trabaja en una puesta en escena de "Árbol de Diana" de Alejandra Pizarnik, con el dramaturgista Javier Pérez y la actriz Amanda Delgado. -Prepara una acción teatral individual provisionalmente titulada "Aquí el caosmos". -Trabaja en el proyecto multidisciplinario "Ik", junto con Paula Pogranizky en Buenos Aires y Javier Pérez en Madrid. El contenido de este proyecto es absolutamente secreto. Da clases de dramaturgia escrita y dramaturgia escénica en Barcelona, así como a través de Internet. Su mail es gatomapuche@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Aquí el caosmos. Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a

  1. javier dijo:

    te he enviado un comentario-bíblico, no sé si no se ha colgado por eso… sería una pena

  2. Pau de Nut dijo:

    ¿Has empezado ya?

  3. emipastor dijo:

    No, parece que he abandonado el proyecto! Un amigo, Javi, me ha hecho ver que andaba medio perdido, estoy rehaciendo mi postura estética, volviendo a mí mismo… ya te contaré… por cierto, pau, a ver si pronto nos vemos!

Los comentarios están cerrados.