Bolaño, vuelve a casa

Inspirados en el Fanzine Berthe Trépat, que crearon Bruno Montané y Roberto Bolaño a su llegada a Barcelona, a finales de los años 70, imaginamos una ruta apócrifa del escritor chileno por calles y rincones del Raval, un barrio que inspiró poemas, cuentos y proclamas, y que aún conserva cierta canallesca muy del gusto de ese par de geniales detectives salvajes.

En National Geographic escribieron:
“Esto no es un free tour. Aunque un año atrás tal vez habría dado pie a confusión. Al contrario, es el anti free tour. En la ruta apócrifa de Roberto Bolaño los paseantes nos apropiamos paso a paso de la calle y de los espacios públicos. El Raval es probablemente la única zona que ha salvado algo de su estética y carácter canalla anterior a la gentrificación del centro de la ciudad. Frente a la problemática de los teatros cerrados, este tipo de obras “no escénicas”, realizadas a pie, se revelan casi como un gesto político, una esperanza o, como mínimo, un consuelo”.

En La Vanguardia, crónica de Xavi Ayén
“Un total de 14 personas tomaron parte en esta singular procesión, a caballo entre el recital, la performance, la ruta guiada y el teatro, dirigida e interpretada por Marc Caellas y Esteban Feune de Colombi, que hicieron de ‘detectives salvajes’ o Virgilios que conducían a los paseantes por aquellos lugares del barrio que evocan aspectos de la vida y obra de Bolaño.
“Esto no es teatro –opina Caellas–, es antiteatro. Del mismo modo que Parra dijo que la poesía es una forma de leer, no de escribir; el antiteatro es más un modo de mirar que de actuar”. Para Feune de Colombi, “la poesía nació para circular así, recitada en la calle, parece que hoy, para algunos, los poemas sean unas pequeñas gemas que se distribuyen en tiradas ridículas para una élite. Yo vengo del teatro tradicional y aquí hacemos lo contrario, queremos que se vean todas las costuras”

About marccaellas

MARC CAELLAS Director de teatro, escritor, gestor cultural. Nómada. Curioso. Virgo. Tiene pocas cosas claras, pero cree que conversar es también una manera de hacer el amor. Porque es todo lo mismo, lenguaje verbal, lenguaje del cuerpo, proximidad, distancia, comunicación intelectual, confidencia íntima, intensidad, vacío. Uno escribe, o hace obras de teatro, por la necesidad inmanente de atar cabos, de reinventar la fiesta, de rimar la sordidez del tiempo. La escritura, el teatro, es entonces la otra faz de la misma vida. Y se pregunta si puede vivir intensamente alguien que carezca de lenguaje. Libros publicados: Carcelona (Melusina, 2011); Caracaos (Melusina, 2015); Teatro del bueno (Teatron tinta, 2015); Drogotá (Planeta, 2017) Últimas piezas para la escena estrenadas: Cielo TV (2017); Come en casa Borges (2016); El perico tumba la paloma (2016); Guiris go home (2015); El Paseo de Robert Walser (2012-2017).
This entry was posted in Es muy fácil criticar, Raras artes. Bookmark the permalink.