Juegos para melancólicos


Monje junto al mar. Caspar David Friedrich, 1808-1810.

A Pablo C., para que la melancolía siga poniendo el mundo en peligro.

¿Cómo celebrarías el mundo tal y como lo conocemos cuando se haya terminado de acabar, ya del todo?

Después de numerosos pronósticos fallidos la historia se termina definitivamente. Con la abolición del trabajo como actividad para cubrir las necesidades materiales y la posibilidad de elegir libremente el nivel de vida, pudiendo incluso variar si llegado el caso te aburres de ser demasiado rico o demasiado pobre, se llega a un acuerdo mundial de que aquello, teniendo en cuenta las circunstancias y a pesar de algunos problemas que quedan sin resolver, es lo más parecido al paraíso que se va a poder alcanzar en la Tierra. Las religiones, por extraño que pueda parecer, aceptan el nuevo orden y escenifican cada cual a su manera sus respectivos juicios finales dando por cerrado los negocios por falta de clientela. La época histórica pasa paradójicamente a la no-historia como el período más negro que atravesó y atravesará nunca el mundo, peor incluso que la prehistoria. De algún modo hasta los presidentes de las grandes naciones declaran que aquella paranoía del progreso y la acumulación de bienes no daba más de sí y que mejor cambiar de historia.

Sin embargo, a pesar de la bonanza y pasado un momento inicial de euforía planetaria, empiezan a surgir ciertas comunidades, consideradas por muchos como sectas, que por pura melancolía se reúnen por las noches para rememorar la vida cuando había historia. Estos encuentros amenazan con desestabilizar el buen rollo mundial, y sin llegar a prohibirse directamente, para no caer en los métodos de la época pasada, la melancolía, asociada en muchos casos con la falta de sueño, empieza a ser considerada como un estado de ánimo peligroso que debe ser evitado por el bien de la humanidad.

A pesar de las advertencias estos grupos no solo continúan con sus reuniones, sino que se multiplican. Parece que ya que no pueden dormir se lo pasan bien. Las celebraciones se producen con la máxima discreción para no aguar el buen ambiente general, pero debido al secretismo no se conoce con exactitud qué se hacía. Por lo que dicen, hay un grupo que se hace pasar por gente que regresa de la historia y se escenifica un encuentro con otro grupo de la etapa paraíso. Entre ambos tiene lugar una conversación un tanto delirante (parece que se utilizan drogas), donde unos y otros se interesan por cómo es la vida de los otros, intercambian opiniones sobre los pros y contras (sin llegar a las manos), en la que en todo caso suelen ganar por goleada los del paraíso. Luego se hace un pequeño ritual en el que el grupo de los históricos propone un juego para experimentar los modos de vida durante la historia, y luego el grupo de los poshistóricos hace lo propio para compartir las virtudes del nuevo estado. Las reuniones acaban con una fiesta al modo de los históricos en la que terminan siempre sobresaliendo estos últimos. Al parecer, no obstante lo negro del período, la historia pasa también a la no-historia por su fama haciedo fiestones.

¿Cómo organizaríais uno de estos encuentros, qué juego propondría el grupo de la historia para compartir sus modos de vida, y el grupo del paraíso?

De la serie Ejercicios para insomnes.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.