Chat con Sandra Gómez

Sandra Gómez

Fernando: Hola Sandra.

Sandra: Hola Fernando.

Fernando: ¿Cómo estás?

Sandra: Pues bien ¿Y tú qué tal andas? Que hace tiempo que no nos vemos.

Fernando: Bien. Encantado de poder chatear contigo. Rubén Ramos me pidió que le echara una mano con los artículos de Ahí está y aquí estoy. Va la primera pregunta.

Sandra: Dale.

Fernando: ¿Has mostrado alguna vez tu trabajo en un museo? ¿En un cubo blanco?

Sandra: Espera que estoy empezando a recordar. Hace tiempo con una pieza titulada Borrón#8, Losquequedan actuamos en el MARCO de Vigo, también en La Casa Encendida y en el Centro de las Artes de Sevilla con un solo titulado Tentativa. Pero también lo que hicimos una vez fue pintar de blanco una sala de teatro, la sala Manantiales de Valencia.

Fernando: ¿Crees que es importante para vuestros trabajos el lugar en el que se muestran? ¿Si importa que sea una caja negra, un teatro o un cubo blanco?

Sandra: Pues sí claro, no es lo mismo. Aunque hay trabajos que son más adaptables que otros.

Fernando: ¿Cambia el contexto vuestra manera de trabajar?

Sandra: Si, de hecho tenemos un par de piezas creadas en casa y son bastante diferentes del resto de nuestro trabajo.

Sandra: La primera fue Borrones en el 2007, una pieza que consistía en un recorrido por diferentes habitaciones de la casa donde sucedían escenas independientes, y donde ya empezamos a experimentar con una proximidad con el público que nos llevó a trabajar una relación y una presencia mucho más cercana.

Sandra: La segunda fue Tragedia de los Comunes en el 2010 y en esta directamente lo que planteamos fue un juego donde ya no había intérpretes ni público que observaba algo, si no que la gente que venía se implicaba a jugar y pasaban a ser en cierta medida los actores de la propuesta.

Sandra Gómez y Vicente Arlandis

Fernando: ¿Qué piensas del interés de los museos y los centros de arte por las artes vivas?

Sandra: Uf menuda pregunta.

Fernando: Pasamos a la siguiente si quieres, o puedo hacerla de otro modo.

Sandra: A ver.

Fernando: ¿Qué significa para un trabajo como The love thing piece mostrarlo en Teatro Pradillo o en el MUSAC?

Sandra: Bueno, en el MUSAC lo voy a hacer en el hall, imagino que puede ser una experiencia bastante parecida a cuando la hice en el patio de La Casa Encendida dentro del contexto de ¿Que puede un cuerpo?

Sandra: Me refiero a que ambos son espacios más abiertos y no tan enmarcados como una sala de teatro. En el caso de esta pieza entra perfectamente en un espacio de museo. Y es así porque tiene un lenguaje bastante híbrido.

Sandra: Yo la veo como una pieza que no se define ni como danza ni como la típica performance.

Fernando: Entonces, ¿tiene sentido mostrarla tanto en un museo como en un espacio de danza o teatro?

Sandra: Pues sí, el único requisito es que el espacio tenga unas medidas mínimas para que se pueda desarrollar la acción.

Fernando: ¿Cómo es tu trabajo como coreógrafa? ¿Cuáles son tus intereses?

Sandra: Mi trabajo como coreógrafa es bastante solitario porque durante un tiempo he estado muy interesada en eso precisamente, en trabajar sola y experimentar el formato del solo.

Sandra: Aunque últimamente he trabajado bastante con gente tanto en proyectos de otros como dando talleres. Igual ahora me toca aislarme otra vez.

Sandra: Oye, Fernando, que al chatear contigo me voy aclarando.

Fernando: Qué bien.

Fernando: Ya sea en los solos o trabajando con otras personas… ¿Cuáles son tus preocupaciones como coreógrafa?

Sandra: Pues… te iba a soltar un rollo de que si las subjetividades y tal pero no, lo que me interesa es la energía. Y me interesa la relación de esta energía con la emotividad.

Fernando: ¿Energía?

Sandra: Sí, me interesa poner al cuerpo en movimiento en un lugar muy energético.

Fernando: ¿Como en The love thing piece? En la obra vas creando, parando y volviendo a poner en movimiento una energía hecha de muchas cosas. Tú te vas agotando en tus vueltas y los espectadores llega un momento en el que nos pasa eso que pasa cuando nos juntamos para que pase. Nos llevas a otro lugar, quizás movidos por tu energía y esa emoción de la que hablas.

Dibujo de Javier Cruz mientras miraba The love thing piece el sábado 21 de junio de 2015 en el patio de La Casa Encendida. Tinta/Papel. 15×21.

Fernando: También estás investigando sobre la Autobiografía en las artes escénicas… ¿Influye esto en tu trabajo de creación?

Sandra: No, en realidad estoy investigando sobre el tema porque antes estaba en la práctica.

Fernando: Supongo que el viaje ya será de ida y vuelta todo el rato.

Sandra: En realidad mi investigación es la práctica escénica, pero esto aún no se evalúa como una tesis doctoral en la universidad, así que me toca hacer una transcripción escrita.

Fernando: The love thing piece es una obra en la que hay un trabajo con la autobiografía, ¿no?

Sandra: Sí, aunque no de forma explícita.

Sandra: Lo que me pasó con esta pieza fue que, cansada del tema de la autobiografía o de los tópicos de la misma, me propuse desplazar al yo del centro y es en un trabajo que es un solo.

Sandra: Es como una búsqueda de otras maneras de representarse a uno mismo

Fernando: ¿Has ido introduciendo cambios?

Sandra: No ha cambiado mucho, el cambio que introduje hace tiempo fue ampliar un poco la duración de la primera parte pero que no fue un gran cambio porque en esencia seguía siendo lo mismo.

Fernando: La primera vez que la vi en Pradillo el público estaba frontal, luego en La Casa Encendida estaba a ambos lados. ¿Sigue así?

Sandra: Esto también ha cambiado. Ahora el público está dividido en dos y enfrentado quedando la acción en medio. Pensé que esto reforzaría la idea de desplazar el yo del centro.

Fernando: The love thing piece ha pasado por Teatro Pradillo, Carme Teatre, Botanic Espai de Danza, Leal.lav, La Poderosa, La Casa Encendida, y el mítico Judson Church en Nueva York. ¿Cómo fue la experiencia de mostrar la obra allí?

Sandra: Era un programa compartido, y mostré un fragmento de quince minutos de la pieza, no la hice entera, porque era el formato que proponían. En realidad fue la excusa para hacer un viaje a Nueva York, y visitar este sitio tan mítico de la danza postmoderna.

Fernando: ¿Cómo recibieron tu trabajo?

Sandra: La respuesta fue muy buena. A la gente le gustó.

Yvonne Rainer y Steve Paxton. Word Words. Judson Church. Nueva York, 29 de enero de 1963

Yvonne Rainer y Steve Paxton. Word Words. Judson Church. Nueva York, 29 de enero de 1963

Fernando: ¿En qué estáis trabajando ahora Losquequedan?

Sandra: Ahora mismo yo estoy dando un taller a un grupo de adolescentes en un instituto, y se basa en el solo Tentativa que trataba la historia de la danza a partir mi historia personal. Después pensé en cómo sería hacerlo con más gente y trabajar con las biografías. Ya lo hice dos veces con adultos. Es un taller de creaciónformación que siempre acaba con una muestra pública. Esta vez en Las Naves Espacio de Creación aquí en Valencia.

Fernando: ¿Y qué pasó con el nuevo trabajo que llamabais Sound Project, y del que pudimos ver un poco en Pradillo?

Sandra: De momento lo tenemos parado, porque por un lado estoy con el taller que te he dicho, además ando con la tesis, y estamos haciendo otro taller que se llama Europa en un altar en la Sala Inestable en Valencia.

Fernando: Cuéntame más de este proyecto.

Sandra: Hay un facebook abierto para quien quiera cotillear. En un principio se planteaba como una cosa más abierta, de participación, donde la gente pudiese proponer de forma activa, pero al final no ha funcionado de esa manera, y estamos proponiendo Vicente y yo. Por un lado está el facebook donde vamos colgando textos sobre la pregunta ¿Qué es cultura?, imprimimos los materiales y los llevamos al hall del Espacio Inestable donde estamos construyendo un altar. Por otro lado estamos haciendo una serie de actividades. La primera fue un proyecto de radio para hablar sobre cultura, y hacia finales de abril hay otras propuestas, unas sesiones dance. Habrá más. Dura hasta junio.

Fernando: El junio pasado, en el festival ¿Qué puede un cuerpo?, lo dimos todo bailando en Danzad, Danzad, malditos del colectivo Gloria&Robert, que formáis Vicente y tú junto con Rafael Tormo i Cuenca y Miguel Ángel Martínez. ¿Sigue vivo el colectivo? ¿Estáis desarrollando nuevos proyectos?

Sandra: De momento proyecto nuevo no, pero ha salido un bolo para Danzad, danzad, malditos en Barcelona. Otro proyecto nuevo no. Más proyectos no, por favor. Al final entras en la rueda de proyecto proyecto, o en la de proyecto por año, y a veces hace falta parar y recoger fuerzas y experiencias para emprender algo nuevo.

También podéis leer lo que otros han escrito sobre The love thing piece de Sandra Gómez. Notas en la huida de Jaime Conde-Salazar, Flujo imparable de la producción de lo mismo de Paulina Chamorro, y la Nota que patina #31 de Rubén Ramos.

*Publicado originalmente en el blog del festival Ahí está.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.