SER PLAYA,por Fran Ribera

Decir la palabra “cuerpo” es una traición. Es venderse al enemigo. Una vez pronunciada,ya no hay escapatoria:aceptamos jugar en su terreno y no nos queda otra que ajustarnos a los límites de su deseo,de su neurosis,de sus preguntas,de sus obsesiones. Todas ellas,por supuesto,adornadas con el valor de lo hegemónico. “Cuerpo” es el nombre de los límites impuestos. Aquí,  mi traición.

Habría que dejar de pronunciar en público esa estúpida palabra. Por mucho que insistan y se empeñen,el “cuerpo” no es el problema,ahí no está la cuestión. Hablar del “cuerpo” es una manera de renunciar a referirse a aquello que se pretende estar nombrando.

“Cuerpo” es una palabra. Es decir,es un intento del lenguaje de acotar,definir y delimitar el fenómeno. Es una manera de convertirlo en un objeto,estable y cierto. Decimos “cuerpo” y sobreviene la parálisis. Entonces es posible ponerse a contar. Hace unas semanas,después de un espectáculo se anunció que iba a tener lugar un encuentro con los artistas. Me quedo. Colocan una fila de sillas en el escenario. Entran los artistas. La moderadora del evento se presenta y comienza la charla declarando:“en la obra hay tres cuerpos:el cuerpo xxx,el cuerpo zzz y el cuerpo yyy…”. Clasificar,ordenar,huir de la incertidumbre contando y poniendo nombre a las cosas que ni siquiera alcanzamos a nombrar.

El “cuerpo” es siempre “el cuerpo de los demás”. La visión es la encargada de legitimar la operación:te veo y doy con mis propios límites. “Cuerpo” es todo lo visible,lo que habita fuera de la invisibilidad de la mirada propia.  Nos plantamos frente al espejo para hacernos con una imagen a la que asignar la responsabilidad de ser el “cuerpo” que sostiene el propio punto de vista. “Yo es otro,yo es ese cuerpo…” constamos. Y nos ponemos a perseguir los reflejos,las imágenes que nos den la calma de lo ajeno.  Tupollamipolla. Tútecorresyomecorro. Chatroulette. Cam4. Lubeyourtube. Necesitamos ver a través de la ventana para encontrarnos al otro lado con el “cuerpo” de los otros eventualmente transformado en nosotros mismos. Para paliar la soledad,nos creemos la simetría entre los dos extremos.

Decir “cuerpo” es separarnos de él.  El “cuerpo” exige que hablemos ignorando nuestra propia presencia,haciendo como si nosotros no estuviéramos allí,en el lugar de nuestra propia voz.  ¿No acabarán todos esos objetos a los que se nombra como “cuerpo” pareciéndose?,¿no se estará intentando imponer una certeza donde no existe?,¿no será una manera sofisticadísima de escapar de la angustia que provoca enfrentarse a lo que está fuera de control?

Lepecki se acerca a Bel a través de Schilder:“Schilder’s notion of the body as body-image is already rhizomatic,schizoid in the sense that it posits a body that is always beyond its boundaries,beyond traditional metaphysical notions of presence:a body that is always late to its arrival and always ahead of its departure,a body that is never quite there in the context of its appearing.” (2006:51)

“Un cuerpo”. Buen comienzo.

“Un cuerpo” que huye del lenguaje,me atrevo a sospechar. Que no se deja atrapar,que se resiste,que desaparece,que se escapa a la mirada. Quizás por ahí vayan los tiros.

Deleuze y Guattari a seis manos con Artaud:“Un CuerposinÓrganos está hecho de tal forma que sólo puede ser ocupado,poblado por intensidades. Sólo las intensidades pasan y circulan. Además,el CsO no es una escena,un lugar,ni tampoco un soporte en el que pasaría algo. Nada tiene que ver con un fantasma,nada hay que interpretar. El CsO hace pasar intensidades,las produce y las distribuye en un spatium,intensivo,inextenso. Ni es espacio ni está en el espacio,es materia que ocupará el espacio en tal o tal grado,en el grado que corresponde a  las intensidades producidas. Es la materia intensa y no formada,no estratificada,la matriz intensiva,la intensidad =0;pero no hay nada negativo en ese cero,no hay intensidades ni negativas ni contrarias. Materia igual a energía. Producción de lo real como magnitud intensiva a partir de cero. Por eso nosotros tratamos el CsO como el huevo lleno anterior a la extensión del organismo y a la organización de os órganos,anterior a la formación de los estratos,el huevo intenso que se define por ejes y vectores,gradientes y umbrales,tendencias dinámicas con mutación de energía,movimientos cinemáticos con desplazamiento de grupos,migraciones y todo ello independiente de las formas accesorias puesto que los órganos aquí sólo funcionan como intensidades puras.” (2000:158-9)

“Un cuerpo”. La posibilidad de no quedar atrapado en una imagen,en un DNI. La posibilidad de reconocerse en el proceso de ser atravesado,de diluirse,de ser en lo que no se es. “Un cuerpo” está hecho de intensidades. Pero ¿se podrá escribir con ese CsO? No sé,quizás en el segundo antes de desaparecer,zás!,se revele la oportunidad…“Más tiran dos tetas que Mil Mesetas” dirá nuestro amigo impertinente y desconfiado.

Materia = energía. Si son la misma cosa,habría que buscar una nueva palabra que nos permitiera pronunciarlo todo a la vez. “Un cuerpo”= alma. Si no están separados,habría que encontrar una nueva palabra que nos permitiera decirlo todo del tirón.

Hacerse “un cuerpo”. No es algo concedido,ajeno,adquirido en el nacimiento o asignado por los ojos que vigilan. Uno se HACE “un cuerpo”. Y,en el proceso,(¡sorpresa!) se revela la capacidad de acción del lenguaje. “Cómo hacer cosas con las palabras”(Austin 1998). “Cómo hacerse un Cuerpo sin Órganos”. Barthes:“…un performativo,forma verbal extraña (que se da exclusivamente en primera persona y en presente) en la que la enunciación no tiene más contenido (…) más enunciado que el acto por el cual ella misma se profiere;…” (1994:69) “Un cuerpo” que solo existe en su propia acción de ser. “Un performativo”. Cuidado:no se atraganten con la palabra.

Fin del problema. Les he seguido hasta la playa. Vi desde el balcón cómo cargaban el coche. Bajé corriendo,me monté en la moto,les seguí y paré cuando ellos pararon. Hice su mismo camino dejando suficiente distancia como para que no se dieran cuenta. Me senté discretamente en la arena:allí estaban los tres,mirando al mar,aparentemente entretenidos con la escena de una mujer que jugaba con su chucho en la orilla. Sus espaldas. El sol quemando los ojos,haciendo difícil mirar;abrasando la piel,el límite último. Allí estuvimos juntos. Fui su compañero invisible,como aquel que Shackelton creyó ver mientras cruzaban la Isla Elefante…

REFERENCIAS

–       AUSTIN,J.L.,1998,Cómo hacer cosas con las palabras,Paidós,Barcelona

–       BARTHES,R.,1994,El susurro del lenguaje,Paidós,Barcelona

–       DELEUZE,G.,GUATTARI,F.,2000,Mil mesetas, Pretextos,Valencia

–       LEPECKI,A.,2006,Exahusting dance,Routledge,Londres

2 comments to SER PLAYA,por Fran Ribera

  • Hola Fran muy chulo,totalmente contigo,en ocasiones parece como si en realidad lo que estamos buscando fuera un cuerpo inocente,el cuerpo inactivo,el cuerpo no performativo,y a este se le van añadiendo los objetos que se le han ido pegando,como si el cuerpo y su objeto fueran dos cosas distintas,como si el lenguaje no atravesara los cuerpos como si el cuerpo fuera algo en absoluto por sí mismo.
    En cuanto a lo del discurso,Pienso que hay que tener cuidado con esa otra esencialidad idecible en la cual nos sentamos a veces los artistas que nos lleva en ocasiones el rechazar el hablar (con lo cual no quiero decir que siempre tengamos que tener un discurso clarisimo),la cuestion para mi más que un problema entre el lenguaje y cosa ,discurso y pieza ,es que en estos discursos habría que hablar en la misma forma en la que “se hace” o ser consciente de lo que se está haciendo ,no solo “diciendo ”,cuando se habla (como tu dices,ser conciente de lo que se puede estar haciendo cuando se nombra el cuerpo),para no caer en ese otro funcionarismo de estado (este nombre va con esta foto,a este arte le vamos a poner este dicurso),porque incluso el rizoma puede ser institucionalizante,sobretodo porque es muy recurrente para esa maquina política de funcionario de estado que se empeña en buscar representación a cada uno de los actos,es como el rizoma hipostasiado y funcionando desde las maquinas legitimadoras de funcionarios estatales,para que los bastardos disfruten también de una familia legitimizante,no hay nada de malo en traer a colación discursos pero a veces la obsesiva actividad legitimizante que les acompaña (o la obsesión clasificante de la que tu hablas que juega en ocasiones el mismo rol) roza el interes intitucionalizante . y es que Ni la forma de estado es siempre la misma,ni el afuerismo con respecto al estado toma siempre la misma forma.

  • […] autor escribió este artículo y se lo regaló al crítico Quim Pujol para que lo utilizara en el festival SISMO como creyera […]